(Borra)

Ayer el presidente anunció un supuesto aumento de salario. En seguida, obviamente, todas las personas empezaron a generar reacciones y opiniones vía Instagram y Twitter . Fue curioso porque emitían opiniones de carácter económico que, verdad o mentira, acertados o equívocos, eran solo las escuálidas copias de otra opinión, otra foto, otro estado. Los personajes o cuentas (horrible modernización) que reproducían y esparcían la anémica opinión carecían de conocimiento de causa, de origen, referente al tema.Ayer vi receloso como las personas tomaban algo que creía mío, ayer todos eran economistas, bueno que economistas, una mezcla entre pseudo economistas, sociólogos y politólogos. Mezcla causada por ansiedad obsesiva. Me pregunto qué serán mañana. ¿Serán analistas geopolíticos? ¿O acaso serán expertos en recursos naturales? Se balancean entre las máscaras, no hay una que les dure una chispa ni que repitan con constancia. Apuntan a todo y terminan acertando nada.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Marcos Porras’s story.