Las personas

Veo, por quinta vez en el dia, en un intento desesperado, tu perfil en en Facebook, Instagram y tus pensamientos en twitter.

¿Que cosas no? Estas redes sociales que irradian información. Quizás lo haga por conseguir un «dato revelador» sea yo capaz de saber mas sobre tu rutina, saber mas de tu vida.

Tal vez (muy probablemente) sea el morbo de hacerme ver a mi mismo, a la fuerza, como entrenamiento de canino policial que tiene como fin la búsqueda de drogas, como la vida torna con «destino» sus caminos y nos deslizamos en sus ramas sin mucho mas que hacer que mirarnos la planta del pie, y admirados pasamos un buen rato mientras vemos (¿o recordamos?) la razones por las cuales la planta del pie tiene esas malformaciones, heridas y cicatrices. Todas ocasionadas en distintos tiempos, ya cicatrices que en su epitome existencial fatigaron de tanta la cantidad de sangre que emanaba de ellas. Ya no son mas, no son mas que un proceso biológico que evitó el desangramiento de ese organismo, no es mas de lo mismo.

Tendría que admitir que destino no es precisamente azar.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Marcos Porras’s story.