El Café de Herrera se integra a la ruta del Progreso

Discurso pronunciado en la Graduación del CCPP de Herrera

Siempre siento una gran alegría cuando vengo a esta laboriosa comunidad de Herrera.

Porque no me cabe duda que desde aquí, desde estas calles repletas de emprendimientos y deseos de progresar, se hacen grandes aportes al desarrollo económico y social de nuestro país.

El Café de Herrera ha demostrado al país su deseo de progresar, su compromiso con la mejora de su comunidad y su firme convicción de que mediante la formación, la educación, la capacitación, se puede construir una mejor sociedad.

Por eso estamos hoy aquí. Porque el Centro de Capacitación y Producción Progresando con Solidaridad que Ustedes tienen en esta comunidad, ha demostrado ser una fábrica de ciudadanos y ciudadanas dispuestas a emprender y a trabajar por mejorar la calidad de vida de sus familias y de sus comunidades.

Y esto es lo que estamos propiciando en todo el territorio nacional

Ustedes, al igual que ellos, son los protagonistas de la lucha contra la pobreza y el desempleo que hemos emprendido en este Gobierno.

Ya han salido medio millón de dominicanos de la pobreza.

Juntos estamos PROGRESANDO hacia la igualdad social;

Juntos estamos PROGRESANDO hacia la construcción de un mejor país.

En la calle 19 de este sector de El Café hemos puesto a disposición de Ustedes una herramienta para mejorar su calidad de vida.

Sólo a través de la capacitación es que vamos a romper para siempre las cadenas que atan a nuestro pueblo a la pobreza.

Cada curso que impartimos en el Centro, ya sea inglés, servicio al cliente, auxiliar de farmacias, turismo, emprendurismo, reparación de computadoras, electrónica, en fin, cada curso que impartimos es una nueva oportunidad para que Ustedes, honradamente, se ganen su sustento y el de sus familias.

Esta graduación en particular me hace sentir muy orgullosa, porque cada uno de Ustedes está tejiendo su propia historia de progreso, tal y como lo hicieron María del Carmen Tavárez, que ya tiene el Salón Maritza; como Ana Digna del Orbe, que cose en su casa y ya tomó su préstamo para ampliar su negocio.

Historias de Progreso como la de Crismy Cid Tapia, quien a pesar de su origen humilde, se propuso superarse por ella y por sus padre, estudió cocina, inglés y Secretariado Ejecutivo, informática, etiqueta y protocolo, Servicio al Cliente, Caja Comercial y Bancaria y formación metodológica.

Es facilitadora del INFOTEP y ha sido profesora en nuestros Centros de Capacitación.

Ese deseo de superación la llevó a estudiar en la universidad y hoy es Licenciada en Comunicación Social y es la Maestra de Ceremonias de los eventos parroquiales. Crismy es vivo ejemplo de que CUANDO SE QUIERE, SE PUEDE, sin importar de donde Usted venga: lo importante es tener claro hacia dónde vamos.

Como también lo es la historia de María del Carmen, quién hoy nos acompaña en la mesa de honor. Madre soltera de cuatro niños, se ha encargado de echar hacia delante su familia. Conoció nuestros cursos, se especializó en belleza general, tomó su préstamo, compró sus equipos y hoy se gana el sustento de su familia “poniendo más lindas” a las mujeres de todo El Café de Herrera.

Como todas ellas, Ustedes ahora tienen la oportunidad de forjar su propia historia de progreso, pero desde ya han obtenido un gran logro, que es el título que estarán recibiendo en el día de hoy, y por ello quiero FELICITARLOS.

LOS FELICITO por creer que progresar es posible y demostrarlo estando hoy sentados en su graduación;

LOS FELICITO, porque gracias a su progreso nuestro país tiene una gran oportunidad de ser mejor cada día.

En esta comunidad hay una persona que ha servido de ejemplo para todos nosotros.

Una persona a quién admiro y a quién agradezco su apoyo en tantas iniciativas y proyectos que hemos llevado a cabo en esta comunidad.

Una persona que se ha convertido en la mano amiga de todos los munícipes de esta demarcación, que ha dedicado su vida a servir a toda esta comunidad, en cuerpo y alma, con entrega y tesón.

Me refiero a nuestro querido Padre Miguel Meliá.

Su ejemplo es inspirador.

Su dedicación es fuente de orgullo para esta comunidad.

Su sabiduría es digna de admiración.

No puedo más que agradecerle su confianza en nosotros, cuando nos abrió las puertas de su Parroquia y de esta comunidad, para traer Progresando y construir historias de progreso en cada calle de esta comunidad.

Agradecerle por el servicio que Usted ha hecho a la patria. Estoy segura que esta comunidad, y el país, sienten una deuda eterna con Usted, por guiar a tantos hijos de la patria por el buen camino.

Decía Manuel Vicente Villarán “la juventud debe ser educada en los cimientos de libertad, de verdad, de armonía, y de respeto al valor”.

Usted, querido Padre, se ha encargado de construir en cada corazón de Herrera, una casa cimentada en esos valores de bien, que tanto requiere nuestro país.

Gracias del alma.

Y que la semilla que nosotros y el Padre Meliá hemos sembrado en Ustedes, germine y sea fructífera para todo el país.

Que en sus corazones siempre exista el valor de la solidaridad, el respeto y la armonía.

De eso depende que todo lo aprendido en estos talleres, signifique un paso gigantesco de éxito y desarrollo en nuestra tan querida República Dominicana.

Muchas felicidades a todos y todas.

¡Y seguimos PROGRESANDO EN SOLIDARIDAD!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.