Te extraño los domingos por la tarde

Te extraño los domingos por la tarde

y el sabor de un fin de semana felizmente recorrido

a través del borde de la cama.

Te extraño los domingos por la tarde

quitándonos el sueño

cuando le abrimos los ojos a la noche.

Te extraño los domingos por la tarde

con mi vestido de flores o mi pijama

la primavera en tus manos o el sol que nos quema por la mañana.

Te extraño los domingos por la tarde

más que el martes, el viernes o todo un enero,

porque los domingos por la tarde, el día que más te extraño

es cuando me doy cuenta

que te seguiré extrañando toda la semana.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated María Alejandra Maya’s story.