El sueño de un deportista

Recuerdo muy bien cómo comenzó mi amor por el deporte, tenía 18 años cuando tome la decisión de practicar Atletismo, dedicarle 3 horas para emprender cada paso y movimiento, que un velocista debe tener, cada día me gustaba más correr, al punto de seguir al pie de la letra todo lo que mi entrenador, me indicaba que hiciera durante esas tres horas, pero siempre me gustaba dar la milla extra en todo, sin necesidad que mi entrenador lo mencionara, me propuse ser la Atleta más veloz de mi país, sabiendo que 3 horas no serían suficiente para llegar a ser una atleta 100% profesional, pero mis intenciones y mis ganas por ser la mejor, me hacían siempre quedar muerta en la pista, para poder ir mejorando mis tiempos, comprendí que uno tiene una capacidad ENORME de alcanzar eso que sueñas! Pero tienes que creer en tí! La vida es UNA, es tú oportunidad para alcanzar esa mejor versión DE TI. Sin compararte.

Aquí no hay «super humanos», la diferencia entre alguien que tiene éxito y está feliz y alcanza lo que quiere, y una persona que fracasa, porque cuando se empieza, tienes muchos fracasos así es que como exitoso creyó en sí mismo, se organizó, se apretó sus cordones tuvo disciplina y determinación y no se dio por vencido. Deja de buscar excusas y comienza a buscar alternativas, deja de preocuparte y comienza a ocuparte, cambia el pensamiento negativo por pensamiento positivo, y disfruta cada minuto del recorrido porque este proceso te dara aprendizaje, y forma parte de tu viaje en esta vida.

No te enfoques solamente en la meta, enfócate en lo que tienes que hacer para alcanzarla, en el camino, todo lo que valga la pena requiere esfuerzo y tiempo, los resultados instantáneos no duran, no busques atajos, gánate esa meta trabajando duro y esforzándote, será una meta más permanente y te dará más satisfacción.

Cree en ti, y celebra cada pequeño paso que das. Y cuando te equivoques, perdona, aprende y vuelve a comprometerte con tu meta. Somos humanos y todos nos equivocamos, y es ahí cuando aprendemos y evolucionamos.

fue así como llegue alcanzar ese sueño y esa meta dando siempre la milla extra.

Like what you read? Give Marisela Rosales a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.