Un Martín muy Martín — Reflexión

De vez en cuando, hay una amiga, que me dice que soy Martín. Si me dice eso, es porque de vez en cuando, no lo soy. De vez en vez soy un Martín muy Martín. Ella dice que yo soy más Martín cuando vengo de estudiar filosofía. Ella dice: “Es genial el Martín cuando termina de estudiar filosofía”. Al principio no la entendía. Al principio no sabía bien a que se refería. Hasta ayer que llegué de filosofía y me sentí un Martín muy Martín. Un alegre escritor que confía en lo que dice y se siente muy orgulloso al respecto.

Yo la extraño a ella. A ella y sus frases extrañas desafiando mi identidad martiniana. Ella regreso a sus tierras dejándome solo la pregunta de “Entonces, ¿quién carajos soy?”. Difícil cuestión. Pero algo tendrá la filosofía y ese espíritu destructivo y orgulloso que avanza por el solo ímpetu de seguir adelante. ¡Carajo! quiero ser un Martín muy Martín.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.