O fue “cómplice”, o miente.

En días pasados el presidente dijo que había “sobre endeudamiento”. Aquí están las cifras mundiales de endeudamiento. Ecuador, SIEMPRE en verde.

http://www.economist.com/content/global_debt_clock

Manifestó que se había “gastado irresponsablemente”. ¿En qué? ¿En la Misión Manuela Espejo? ¿En su delegación en Ginebra?

Luego insinuó que en mi Gobierno hubo “muchas irregularidades”. Ayer insinuó que no había “justicia independiente” (nuevamente el discurso de la oposición).

Él fue seis años mi vicepresidente, los cuatro últimos años estuvo en Ginebra financiado por el Gobierno, y manteníamos permanente contacto. NUNCA DIJO NADA. ¿Complicidad? ¿Oportunismo?

Recuerden: todo lo que ahora dice de malo sobre mi Gobierno, significa que fue cómplice, o miente. No permitamos la doble moral.

Si algo detesta el pueblo ecuatoriano, es la traición y deslealtad.

Yo estuve en varias reuniones donde él afirmaba su absoluta confianza en la honestidad e inocencia de Jorge Glas, aunque JAMÁS lo dijo en público, porque esta clase de gente -ahora lo entiendo- calcula todos sus pasos.

Ahora dice que “el dedo apunta cada vez más hacia JORGE Glas”. ¿Recuerdan el caso de Dilma Rouseff? ¿Les suena parecido? Y después de ser destituida por el Congreso e imputada judicialmente, ahora resulta que es inocente de todo.

La diferencia de Brasil con el caso ecuatoriano, es que los roles de Dilma y Temer están invertidos.

“Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena”.

¡Hasta la victoria siempre!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.