Las redes

Son ellas las que atrapan sin permiso ni disgusto, donde nadie conoce a nadie pero nos atrevemos a oler y sentir hasta su busto. Son las redes que traían la marea, con miles de cosiacudos pendiendo de sus hilos, las redes nos limitaron o imitaron la vida para pretender serla.

Las redes pretenden comerse cada segundo, como tiempo que se come a sí mismo para ampliar la intriga junto su drama. Es cuando me siento a pensar donde se ubicara la red y quién recibirá este viejo testamento?

La importancia que pende en el universo multidimensional de la vida humana, esa masa, marea, constucto que se desliza en el tiempo y que no exactamente exige respuestas, solo trascendencia en la mente de los que viven este camino a diario.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jefferson González’s story.