Ahora que estamos solas

http://www.hdfondos.eu/imagen/24319/aurora-sobre-un-bosque-oscuro

Esta entrada participa en la convocatoria que han organizado Obertament y la editorial @NextDoorPublish para el 7 de abril de 2017, con el objetivo de visibilizar la realidad de #LaDepresión

-Bien Señora, ahora que estamos solas hablemos sobre los síntomas de su hijo. ¿Me puede indicar cuáles son sus rutinas diarias?- Dijo la psicóloga, mientras desplegaba una representación del cerebro con sus divisiones de áreas y sus nombres.

-Pues nos levantamos sobre las 8 de la mañana mis tres hijos y yo, nos vestimos para ir al cole- empezó a hablar la madre-, después de calentar la leche me toca ir a levantar a Juan porque no se ha movido de la cama, empiezo a decir que se levante, pero cuando han pasado unos cinco minutos, ya me pone nerviosa porque me parece que llegaremos tarde al cole, ahí empieza a sollozar el niño y me dice que por favor que al cole no, que no quiere ir al cole, y a mí, ya me sale la vena de madre, me pongo a gritar y a decir que se levante de una vez y que no sea vago, que eso sólo lo hacen los vagos… Así lleva unos cuatro meses.

-Ahí quería llegar, Señora, voy a intentar explicarle lo que está pasando en el cerebro de su hijo mientras usted le está diciendo que es un vago:

“Los síntomas de su hijos son:

· Humor deprimido
· Apatía:
o Pérdida de la alegría
o Pérdida de interés o placer
o Pérdida de la energía o del entusiasmo
· Autoconfianza disminuida
· Cambio en el peso/apetito
· Disfunción ejecutiva
· Ideación de suicidio
· Fatiga física y mental
· Perturbaciones del sueño
· Agitación o retraso psicomotor

Cada uno de estos síntomas está relacionado con un área de su precioso cerebro:

· Psicomotor — - Cerebelo
· Fatiga Física — — Médula espinal y Centros Neurotransmisores del tronco cerebral
· Sueño/Apetito — — Hipotálamo y Tálamo
· Culpa/conducta suicida/inutilidad/humor — — Amígdala/ Hipocampo
· Humor/culpa-conducta suicida-inutilidad — — Corteza prefrontal
· Fatiga psicomotora mental/concentración- interés/placer — — Corteza prefrontal
· Placer/interés/fatiga/Energía — — Nucleo Accumbes
· Fatiga psicomotora física — — Estriado

Como ve, las áreas cerebrales implicadas son muchas, todavía no sabemos por qué se desencadenan este tipo de síntomas, el caso es que están ahí. Se supone que el sistema monoaminérgico, es decir neurotransmisores llamados dopamina, serotonina y noradrenalina no se están comunicando bien, ésto es, que no dejan suficiente neurotransmisor en todas estas áreas cerebrales que le he indicado antes.

Todo ésto produce que su hijo en el cole se sienta apartado, se resista al contacto social, y esté teniendo dificultades académicas. Que en casa, esté tumbado en el sofá o en la cama sin hablar, sin compartir con los hermanos, que llore, lo que usted considera más de la cuenta, que no coma, o que lo vea deambulando por la casa de noche cuando el resto duerme. Creemos que un 17,9% de los jóvenes menores de 18 años padecen depresión y han tenido episodios de depresión mayor aproximadamente un 10%, su hijo por su edad, 9 años, se encuentra en el límite para que la intervención clínica que hagamos con él nos pueda estimar si su hijo tendrá depresión toda su vida o estamos ante un único episodio.

De momento, y mientras esperamos a las correspondientes citas de las pruebas clínicas que voy a mandar, hay que ir asumiendo otro tipo de rutinas que no sean tan estresantes para Juan ni para usted, es muy importante, vamos a tener en cuenta si las relaciones familiares se guían para que se tengan en consideración los síntomas de su hijo, me interesa que la cognición, la memoria y la concentración de su hijo se mantengan intactas. Todo esto quiere decir; imagino que se habrá dado cuenta que su hijo tarda en responder a preguntas muy fáciles, como que se lo piensa mucho, que las tareas, sean escolares o de casa, ahora tarda mucho más en realizarlas y con muchas quejas por parte de el niño, sé y soy consciente de lo cargantes y estresantes que pueden ser las quejas de un niño, pero ahora a su hijo se le ha diagnosticado una trastorno que uno de los síntomas son las quejas, y sé que no se pone a llorar como en una pataleta, porque no tiene suficiente energía para ello, son llantos y quejas silenciosas, pero que se oyen lo suficiente como para que destemple los nervios de cualquier madre.

Hay que tener en cuenta que la etapa cerebral de su hijo es muy importante para su vida adulta, en este momento se están haciendo las diferentes asociaciones sinápticas que le van a permitir en la adultez desenvolverse en su medio ambiente, sea cual sea, de una forma independiente a la par que va conviviendo con otras personas que a ratos le aportarán felicidad y a ratos le aportarán disgustos, por ello tenemos que reforzar la idea que su hijo no es ningún vago. Está pasando, de momento, por un trastorno, que si se encauza y se controla por los médicos y especialistas, no tiene que suponer que cuando llegue a la adultez tenga que depender de alguien para saber y conocer sus síntomas y actuar en consecuencia para que pueda seguir con sus labores cotidianas, repito, sean cuales sean.

Es muy importante que me ponga en contacto con su tutor escolar y con la orientadora del colegio para dar cuenta del diagnóstico y que en el colegio le hagan seguimiento para que en las futuras entrevistas que tendré tanto con el tutor como con la orientadora como con usted, trabajemos todos a una para que Juan evolucione favorablemente.

Dese cuenta que las dificultades de concentración, los sentimientos de culpabilidad y preocupación, los pensamientos autodestructivos y el retraimiento social pueden llevar sentimientos asociados de desesperación, impotencia y tristeza extrema. En un principio no se medicará al niño, vamos a ver su evolución las próximas semanas, vamos a revisar las rutinas, los deberes, las relaciones familiares, pero sobre todo vamos a aprender de la Depresión porque Juan ahora tiene mucho que decir sobre ello, pero no nos lo dirá hablando, nos lo dirán sus síntomas, sus silencios, sus deseos o la falta de deseos, sus expectativas o la falta de expectativas, ahora tenemos que comunicarnos con Juan de otra manera, de una manera silenciosa, que sepa constatnemente que estamos ahí para él, podemos dejar a un lado las prisas y sentarnos a su lado en silencio, ahora el silencio es nuestro aliado.

Les haré una visita en su casa cuando a ustedes les venga bien de esta semana, así como visitaré a sus profesores para que establezcamos una rutinas básicas que no hagan carga cognitiva en Juan. Empezaré a hacer a Juan una serie de tests a la par que solicitaré unas cuantas pruebas clínicas. Es importante que en la casa tomen conciencia de ello, pues los hábitos diarios pueden cambiar y también hay que pensar en sus otros hijos, no sabemos cuánto tiempo puede durar esta situación, deseo que en unos seis meses se haya resuelto. “

-¿Entonces, mi hijo está enfermo?- dijo la madre como dándose cuenta de algo.

-Bueno su hijo sufre lo que llamamos un trastorno del estado de ánimo y si por enfermo se refiere a si sufre, sí, sufre mucho, porque él es el primero que no quiere estar ni sentirse así. Por ello nuestras intenciones tienen que estar enfocadas a que ese sufrimiento baje, lo que decimos que se aumente el afecto positivo y que baje el afecto negativo que ahora lo tiene al revés.

-No me lo puedo creer, creía que eran tonterías suyas, no sé qué decir…

-De momento con que no diga que su hijo es un vago, habremos adelantado algo

Agradezco a Oihana Iturbide, @oiturbide, su generosidad pues me ha dado pie para que yo encaje esta entrada gracias a su texto https://extraordinario.co/2017/04/04/su-hijo-tiene-un-trastorno-depresivo-mayor/, este texto versa de la conversación que tuvieron el/la especialista con la madre.