Una vida saludable por medio del baloncesto

El basquetbol es uno de los deportes más populares del mundo. Dicho deporte nació en 1891, por un profesor canadiense de Educación Física que trabajaba en Estados Unidos.

El basquetbol es para mí es una forma de vida, una pasión, algo que desde hace 6 años practico y algo que se ha vuelto como un hermano mío. En ocasiones la tristeza y el enojo se apoderan de mi y dicho deporte es mi conducto para olvidar ello.

En este deporte, como en todo, hay días buenos y hay días malos. Días en los que meto todos los puntos que intento y días en los que mi porcentaje de efectividad baja; días en los que tomo una gran cantidad de rebotes y días en que no. El esforzarme cada día me ha dado la posibilidad de mejorar y es por ello que pretendo ser seleccionado del estado y si se puede, del país.

La mentalidad de un jugador de baloncesto como yo es sinónimo de fortaleza. Un jugador de baloncesto está expuesto a fracturas, está expuesto a golpes fuertes, a cansancio pero sus ganas por trascender son mayores por lo que es capaz de dejar esos dolores a un lado dando su máximo esfuerzo en los entrenamientos y sobre todo en los partidos.