Bighorn100. Si, otra vez.

El tiempo vuela y hace rato quería hablar -osea escribir- sobre esta carrera y mi primer objetivo de-real competitivo del año. Por que al contrario de lo que muchos piensan, todavía me interesa correr carreras !!

A veces hasta me encantaría hacer el ejercicio de hacer mi RR de la experiencia del 2015, pero después se me pasan las ganas.

Mi cara estaba harto más decente de lo que realmente me sentía. Esto era topeando la última trepada grande de la carrera. Cerca de la milla 90. Foto: Kendrick C.

Cuando a fines del año pasado volví a quedar fuera de HR100, tenia claro que para volver a empezar el -puto- juego, este 2017 me iba a tocar correr largo. No me quejo en todo caso…el año pasado ya corrí suficientes 50k’s como para volver a re-motivarme con lo que significa entrenar para esta manoseada distancia.

Supongo que al menos tenia 3 buenas razones para escoger de nuevo BH100:

1)Ya la conocía. Y eso me aporta mucho, sobre todo considerando que esta vez quiero ‘hacerlo bien’ en vez de solo cruzar la linea de meta. Conocer a lo que me voy a enfrentar y repetirme la ruta, mucho más allá de aburrirme, me excita.

2)Timing. El timing siempre lo es todo. BH100 es la 2da carrera en el calendario gringo (sin contar Barkley’s obviamente) que me permite tener mi -puto- ticket para volver a jugar la lotería y con eso, me daba el marco de tiempo casi-perfecto para poder prepararme como ‘la gente’ durante el otoño y así volver de cabeza a la temporada de invierno acá en Chile post carrera. (Temporada Invernal = Rando)

3)Esta carrera representa perfecto la escena gringa que tanto quiero. De pasada, volver acá me podría ayudar a re-encantarme con el Trail en general que harta falta me hace.

Qué pienso que puedo hacer mejor esta vez?

Difícil pregunta. Sinceramente todos los años hago el trabajo mental de auto-convencerme de que me siento/estoy mejor que el anterior, pero con casi 6 años de hacer esto…bueno 4 semi-serios en realidad, es fácil perder la perspectiva de que tan fit estaba el 2015 para correr 100m.

Definitivamente sé que puedo bajar mi no-tan-glorioso-pero-respetable tiempo de 22h44m si esta vez logro tomar mejores decisiones en términos nutricionales, pero aun así, al final del día, tener “éxito” corriendo 100m significa tomar una seguidilla de buenas decisiones por un buen par de horas y eso es algo que, hasta el día de hoy nunca he podido lograr. Vale decir, todavía me cago de miedo de enfrentarme a esto. Pero ese miedo bueno, no el que paraliza.

Breve contexto:

Me fui a Co. Castillo (de lo cuál también merece armar un post completo aparte) con las piernas no tan sanitas y volví completamente rejuvenecido de cuerpo y alma (será eso lo que realmente te hace la patagonia?) y con ganas de enfocarme en hacer bien la pega y evitar los des-ajustes. Supongo que eso es lo que llaman determinación.

Moi haciendo el trepe final para la Cumbre. La foto no alcanza a captar ni el 10% de lo aérea que era esa ruta.

Post expedición a Co. Castillo he estado tratando de hacer la pega. Corriendo más. Menos slog’s. Menos cerro duro. Más strides. No ha sido fácil, pero creo que a 6 semanas del baile estoy un poco mejor parado que en el mismo marco-de-tiempo que el 2015 y además, tengo más experiencia que de algo debe valer o no?

Creo que esta vez empece a entrenar un poquito antes que el 2015 y con entrenar me refiero a la consistencia y a la “calidad”. Día tras día y semana tras semanas, todo ha salido más-o-menos cerca de la perfección desde los primeros días de Abril. Y si bien ya estoy aburrido de darle vueltas al Parque Metropolitano, el 17 de Junio todos los speedwork y steady runs que junté deberían pagar sus dividendos. O eso espero al menos.

Una de las cosas qué más me costo (y de hecho logré hacerlo hace poco) fue cortar las sesiones de escalada que tanta micro-felicidad me estaban provocando con mi progreso. Pero en la vida no se podemos hacer todo y parte de hacer la pega bien, es centrarse y enfocarse en una cosa.

Qué más he hecho distinto que la última vez?

Este año no he hecho dobletes. Puras single‘s run. Ya veremos si eso realmente marca la diferencia, pero por ahora creo que si.

Harto speeework flat. Bueno, no 100% flat, pero lo suficientemente plano para mi. Probablemente no logeaba tantas semanas con este desnivel -vergonzoso- desde el 2012. Pero bueno, yo elegí ir a competir con los gringos en vez de los euro’s y asumo las consecuencias.

La realidad es que nunca me ha costado levantarme de la cama (léase motivación) para ir a subir un cerro, pero siempre me ha costado mantener una consistencia con respecto a los speedwork y los ‘trotes fomes’. Supongo que por eso cambie de coach y así poder mantenerme más ordenado y vigilado.

Correr 100m es el arte de mantenerse en movimiento (siempre en movimiento) comiendo cuándo ya no quieras comer y creo que también he estado haciendo un esfuerzo consciente y constante por estar más atentos a mi ingesta de calorías mientras corro. Ahora hasta salgo con un par de geles/barritas en el bolsillo para los días largos !! Se que si tan solo logro meterme el 50% extra de lo que me metí el 2015, mis piernas deberían estar harto más decentes en la parte final de la carrera lo cuál marcaría harto la diferencia.

Finalmente, estoy feliz de poder enfrentarme otra vez a la rudeza que significa andar semi-solo, subiendo y bajando cerros por tanto tiempo en un país ajeno.

A ver si me puedo volver a ganar otra de estas hebillas…de pasada me puedo comprar el cinturon para empezar a usarlas también ! Foto. Kendrick C.

Nada mejor que enfrentar tus demonios durante una carrera larga.