Expulsión.

La vida es una caída horizontal

  • Jean Cocteau

Se abrió el telón y comenzó el big-bang

de la noche era toda la propiedad privada

de la edad, la soledad del universo

expulsó polvo de palabras no dichas aún,

años después el hombre salió a la luz

formando con sombra su piel,

pensamiento de papel

el hombre se iluminó de sed

estudió galaxias y agujeros negros en la piel,

letras en colisión, asteroides sin intención de ser leídos,

relámpagos en comisión bajo el tejido,

una ecuación germinando en el sonido,

la geometría del caos con su orden en expansión.

Hoy se dice que la NASA encontró vida en un Smartphone

usando el mismo método que usa un artesano para tejer un vestido huichol,

dicho método está basado en un código binario

ese con el que le damos sentido al equilibrio:

el blanco y negro,

el ying y el yang,

no confundir con el pri y el pan

porque aunque sea un eslam,

incluso cuando se escribe siempre hay dos tipos de inventarios

el de los nómadas y el de los sedentarios,

porque somos hombres y la vestimenta no hace al santo

tampoco el cuadrilátero, es la prensa,

el chisme, lo teísta, la docencia,

la globalizada inquisición de la conciencia,

siempre fue así desde que descubrieron

la palabra chocando dos rocas

como un beso, en la garganta,

un método más reñido, digerido

en el habla, más concentrado,

ese ruedo luego del significado,

el legado en un hechizo de conquista,

sentido calcinado en el oído remitente,

aunque últimamente dicen que encontraron restos

de un meme en antiguos documentos rusos,

la palabra, esa herida permanente,

premisa de guerras tóxicas,

de premios para intelectuales

la palabra es un coeficiente,

yo me muero en esa corniza literaria

lectura que embiste al óleo

como un toro de Picasso,

y qué quieren si soy cuadrado,

es cubista mi sistema digestivo,

por eso sustituyo con números

las letras de un poema que habla sobre erario,

a veces escribo en Excel poemas por qué no

que hablen sobre el espacio,

área 51 están haciendo contacto

patio de don Amado,

permiso de aterrizaje,

las pantallas nos han quitado el tacto,

los sentidos al drenaje,

qué significa tu nombre,

seguro te lo has preguntado,

ese conjunto de letras en generaciones cifrado,

que se te queda como marca de agua,

pero seguro que alguna vez en internet te lo has quitado

tu nombre es como una estocada,

qué dignifica esa costumbre,

esto cada generación

que el hombre se reconstruye,

su código de barras genético

eso con lo que te registra el médico,

o el forense como audición de la muerte,

somos el testamento fonético

de una celosa civilización,

un aberración sin precedente

con la lengua desgastada,

hay lenguas muertas,

lenguas en las manos de asesinos,

tacos de lengua con pepino,

veinte mil leguas de viaje submarino,

y yo sólo busco mi lengua entre las piernas del destino,

con este reggeatón que se te mete por el intestino,

y te saca lo de indio taino

Ya tu sabes, en tapa-rabo, mama

la palabra afilada que usamos para cazar,

para mamar, para sentirnos vivos,

la manera en que nos terminamos el ambiente,

porque hay que salir del recipiente

de la colonia que nos calcula,

hay que quitarle las corbatas a la culpa,

aprendimos con las oraciones a quitar la pulpa

error de diciembre

fiebre de ofertas

siempre en domingo,

porcentajes de personas muertas,

esto es una alerta de sismo

subjetivo, debió llamarse este texto pero redundaría ,

todo cae, sube, la balanza es expectativa,

como la vida, como la muerte,

como entrar en coma

como quien entra en puntos suspensivos,

como entrar en comala en busca de tu padre,

punto y coma todo lo que pueda en este bufet de redimidos,

el mundo ahora es un cosmos viralizado,

ficción oral, robótica espiritual,

la sangre se guarda en una USB,

semiótica laboral,

ecosistemas de economía multinacional,

el dolor es un archivo que no se ve,

el honor depende de algún juguete sexual,

les juro que quería ser “i” latina

pero soy de la generación Y,

me tocó cambiar de carril, de canal,

me tocó crecer con una operación facial,

dar doble clic al recital,

cambiar de panal, de polen

de barril, debatir el sexo anal

la médula del todo es un punto espacial

seguido de varios más que forman una línea,

o dos líneas cruzadas en espiral,

ADN que contiene información confidencial

nuestra genética se guarda en el historial

control h, control c, control v, control control control

qué comando me dice cuánta azúcar lleva el café,

que comando me corta las venas y las pega en el papel

dios nos hizo por diversión, pero se fue

y dejó abierta su sesión en un ciber café,

ciber la fe por sucesión,

porque ahora todo es electrónico

dios es hoy un electrodoméstico,

como este verso electrónico para dejar de usar papel,

como el cigarro electrónico para dejar de fumar,

aplicaciones para saber en dónde estás,

implantes de corazón para querer,

para que te den ganas de contestar el whatsapp,

recordatorios de menstruación para poder coger,

resulta que mi palabra favorita es un emoji,

la eternidad se ha vuelto una prótesis del placer,

la eternidad es una caída líquida

el sexo elíptico, el tríptico de la moral,

éramos de agua, y nuestro eco era el mar,

hoy los libros son un viejo coral sin hueco,

y a la poesía hay que sacarla de su concha,

chuparla, y yo ni concha tengo para buscar

por eso busco la concha de una compañera

que me platica, hablando del universo,

que si el sol se apagara tardaríamos 8 minutos en saberlo,

y yo me pregunto si pasaría lo mismo con ella,

si ya no quisiera coger, cuánto tardaría en darse cuenta,

yo le dije que sólo usamos un porcentaje de nuestra mente,

no recuerdo cuánto, me hizo falta memoria,

a lo mejor una con más megabites,

a lo mejor es lo que le faltó al hombre a través de la historia

por eso escribí de lo subjetivo que somos

desde que el cosmos abrió sus puertas,

y para ser más objetivo traté de ser poético

usando algunas de mis rimas menos muertas

¿cómo saber si alguien es poeta o sólo escribe poesía?

si alguien nunca ha hecho poesía pero es poeta,

la poesía es un algoritmo de incertidumbre

la palabra es un imán de carga líquida,

la saliva atrae, la sangre rechaza

el amor se justifica, la moral critica su propia causa.