Cómo la industria mundial de joyería está financiando los crímenes israelíes

A pesar de las diversas violaciones de los derechos humanos cometidas por Israel, la industria de la joyería continua engañando a los consumidores afirmando que los diamantes de Israel están libre de conflictos

La industria del diamante es "una de las piedras angulares de la economía israelí", un hecho confirmado por la reciente publicación de los resultados comerciales de Israel en el 2014 [Foto Archivo]

Los ingresos procedentes de la industria del diamante se estima que generan unos US$1mn/año a la financiación de los militares israelíes. A pesar de las diversas violaciones de los derechos humanos cometidas por Israel, la industria de la joyería continua engañando a los consumidores afirmando que los diamantes de Israel están libre de conflictos.

Véase el vídeo:
https://youtu.be/Q76ktVtvgVg

El proyecto sionista en Palestina ha prevalecido, y sólo puede ser sostenido, por la negación violenta de los derechos humanos y la voluntad democrática del pueblo palestino. Sostener el reinado del terror sionista impone una pesada carga a la economía israelí, la fuente principal de los ingresos necesarios para sostener el proyecto.

Recientemente, el Gobierno israelí aprobó un presupuesto militar de 60 mil millones de NIS ($ 15 mil millones) para el año 2016. Este dinero tiene que ser extraído de la economía israelí por medio de los impuestos de una forma u otra. Los EE.UU. actualmente da a Israel un adicional de $ 3 mil millones al año en ayuda militar y probablemente esa cifra aumente a $ 4.5 mil millones / año en 2018. Los esfuerzos para presionar a Israel a respetar los derechos del pueblo palestino están socavados por los EE.UU. y la UE, que cobijan a Israel de las sanciones económicas, políticas y militares.

La campaña internacional de Boicot, Desinversión y Sanciones da la sociedad civil es el medio para superar los cortafuegos políticos que protegen al régimen. BDS tiene el potencial de imponer una carga económica que puede cambiar significativamente el beneficio político y costo económico del proyecto sionista.

Con el fin de ayudar a lograr los cambios necesarios para cambiar las escalas políticas en favor de la justicia y la paz la campaña de boicot necesita impactar los sectores vulnerables de la economía israelí que puede tener consecuencias económicas importantes.

Israel importa más bienes de los que exporta. Las mercancías que traen grandes cantidades de moneda extranjera son de vital importancia para la economía y la capacidad del régimen para proporcionar los servicios sociales que el electorado demanda y al mismo tiempo mantener la matriz de control militar necesario para subyugar brutalmente a la población palestina.

Algunos sectores de la economía israelí son mucho más vulnerables al Boicot y Desinversión que otros. En términos de importancia y vulnerabilidad se destaca la industria del diamante.

La industria del diamante es "una de las piedras angulares de la economía israelí", un hecho confirmado por la reciente publicación de los resultados comerciales de Israel para el 2014 (ver gráfico).

A diferencia de la electrónica, productos farmacéuticos, productos químicos y otros productos básicos exportados por Israel, los diamantes son una compra muy personal y cargada de emoción para los individuales consumidores. La mayoría de las personas que compran diamantes probablemente saben poco acerca de la difícil situación del pueblo palestino, pero cuando se separan de miles de dólares por un poco de carbono pulido ciertamente no quieren que se les venda un diamante de sangre.

Décadas de publicidad sobre las atrocidades asociados con el comercio de diamantes en partes de África han preparado al público para rechazar los diamantes ensangrentados por ética, moda y por razones de presión por parte de compañeros. Los joyeros saben esto muy bien y no pueden darse el lujo de tener su imagen de marca y reputación empañada por la asociación con el derramamiento de sangre y las atrocidades de los crímenes de guerra sionistas en Palestina u otros regímenes criminales en África.

Altos ejecutivos de empresas que cotizan en la bolsa tienen responsabilidades morales y legales onerosas a los accionistas y clientes por igual. La antigüedad media de los directores generales de las principales empresas públicas es de unos 10 años durante los cuales deben navegar de forma segura la nave corporativa hasta que puedan desembarcar con su paquete de jubilación asegurada.

Joyeros que venden diamantes que generan ingresos utilizados para financiar las violaciones de derechos humanos arriesgan la destrucción de su marca y la reputación de su empresa. También exponen a la empresa a acciones legales potencialmente costoso de clientes descontentos que se sintieran agraviados al descubrir que se les ha vendido un diamante de sangre y de víctimas de las violaciones de derechos humanos financiandas por de diamante financiado buscan reparaciones.

Ellos también exponen la empresa al proceso potencialmente costoso de los patrones disgustados que se sentirían apenados descubrir que ellos fueron vendidos un diamante de sangre y de las víctimas de violaciones de derechos humanos, buscando reparaciones al financiar este tipo de diamantes.

Cuando las ONG expusieron el comercio de diamantes de sangre en ciertos países africanos la amenaza a la imagen de marca de diamantes fue tal que en 2002 los joyeros finalmente acordaron el establecimiento de un sistema de autorregulación conocido como el Sistema de Certificación del Proceso de Kimberley (PK) para controlar el comercio de diamantes en bruto. Sin embargo, la industria se niega a prohibir todos los diamantes de sangre y limita la competencia de la PK para "diamantes de zonas en conflicto", diamantes en bruto que financian la violencia rebelde. Los diamantes de sangre que financian las violaciones de los derechos humanos cometidas por las fuerzas gubernamentales entran legalmente en el mercado legítimo.

Los diamantes son una fuente importante de ingresos para los violentos regímenes de Israel, Angola y Zimbabwe. Ellos representan aproximadamente el 30% del mercado mundial de diamantes en términos de valor. Estos diamantes de sangre no son "diamantes de conflicto" y una vez mezclados con los diamantes procedentes de otros condados son imposibles de identificar. Así, miles de millones de dólares de diamantes de sangre son lavados por la industria de la joyería cada año.

Los esfuerzos por ampliar la definición del PK de un "diamante de zonas de conflicto" para incluir los diamantes que financian las violaciones de los derechos humanos por parte de las fuerzas del gobierno han encontrado resistencia por parte de Israel y otros intereses creados en el Protocolo de Kimberley, donde cada miembro tiene derecho de veto. Algunas ONG que forman parte del sistema tripartito de la PK, que incluye a los gobiernos y representantes de la industria del diamante, continúan apuntalado al sistema para desacreditado. Global Witness se retiró del PK, cuando los diamantes de sangre del distrito de Marange en Zimbabue fueron certificados conforme al PK en 2011.

Amnistía Internacional, en referencia a la exportación de diamantes de sangre de la República Centroafricana, declaró recientemente que "las empresas de diamantes siguen escondiéndose detrás de la apariencia de respetabilidad que ofrece el Proceso de Kimberley, en lugar de asumir la responsabilidad de lo que ocurre a lo largo de sus cadenas de suministro". Esa apariencia de respetabilidad está llevando rápidamente a un creciente número personas a aprender acerca de la vinculación entre las principales empresas de joyería, incluyendo De Beers,Harry WinstonSotheby’s, y Tiffany’s con la financiación de las violaciones de los derechos humanos en Palestina.

Fuente: How the global jewellery industry is funding Israeli crimes

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al originalinglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Sean Clinton, Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org