Israel le cortó el gas a la Franja de Gaza

Los palestinos dicen que Israel restringió severamente el suministro de gas este invierno a la ocupada Franja de Gaza, provocando una interrupción importante de la vida cotidiana para la mayoría de las familias y exacerbando el duro impacto del clima frío.

El suministro en invierno se redujo a la mitad

Tholfkar Swairjo, miembro del Frente Popular para la Liberación de izquierda del comité de Palestina en Gaza, le dijo a Al Jazeera que la cantidad de gas que entra en Gaza disminuyó al menos un 50 por ciento desde principios de diciembre. “La gente está sufriendo la escasez, sobre todo porque muchos de los coches habían sido convertidos a gas en lugar de nafta, debido a los altos precios”, dijo.

Swairjo acusó a las autoridades israelíes de causar esta escasez de gas para intensificar la presión sobre Gaza en un intento de empujar a la gente en contra de Hamas, el grupo que gobierna la Franja. Su declaración se produjo una semana después de que el Centro Internacional de Medios de Comunicación para Medio Oriente citara a Mohamed al Abadaleh, portavoz de una asociación de propietarios de estaciones expendedoras de combustible en Gaza, como diciendo: “Es la cuarta semana ya que las autoridades israelíes redujeron severamente el suministro de gas para cocinar en la Franja de Gaza”.

También dijo que la cantidad de gas que se permite entrar al territorio palestino es sólo el 15 por ciento de lo que se necesita normalmente. El Ministerio de Energía de Israel no ha respondido a las peticiones de Al Jazeera en busca de comentarios.

Ramy Abdu, director del Monitor Euromediterránea de Derechos Humanos que tiene su sede en Gaza, dijo que más del 20 por ciento de los hogares en la tira no tiene gas alguno, lo mismo que en hospitales y escuelas.

“Normalmente esperamos un par de días para obtener nuestra ración de gas, pero ahora para muchos está tomando semanas. Estamos hablando de una escasez permanente durante el invierno”, dijo, y agregó que algunos restaurantes se vieron obligados a cerrar.

Abdu dijo que una escasez de electricidad empeoró la crisis, ya que la gente tiene que depender más del gas. “Hubo un deterioro en el suministro eléctrico. Normalmente tenemos de ocho a diez horas de electricidad en un día, y ahora es de cuatro a ocho horas.” También dijo que el sector agrícola de Gaza –que depende en gran medida del gas para ejecutar invernaderos, sobre todo desde que Israel roció con herbicidas para destruir vastas extensiones de cultivos cerca de la frontera como parte de una “zona yerma”– se ha visto afectado por la crisis del gas.

Fuente: Pagina 12 - Argentina