Aprende a seleccionar el formato de audio correcto para tus producciones musicales.

Sin duda el audio digital forma parte de nuestra cotidianidad. La variedad de sus formatos constituyen un abanico de posibilidades que sin darnos cuenta nos pueden hacer tomar la decisión equivocada a la hora de elegir el formato mas adecuado para nuestros propósitos, en este caso abordaremos el ¿como seleccionar el formato correcto para mi producción musical? y ¿como alcanzar con mayor efectividad a mi publico objetivo?.

Existen varias alternativas en por lo menos en 4 categorías:

Formatos de alta fidelidad (Hi Res): En esta categoría se encuentran los formatos que ofrecen especificaciones que sobrepasan los niveles óptimos de operación, llegando a velocidades de muestreo alucinantes tales como el formato DXD a 352.8 kHz/24bit, DSD256 11.2 MHz/1bit, obteniendo 256 veces mas velocidad de muestreo que un CD (44.1 kHz)comercial. Este mercado está en conflicto debido a la dificultades técnicas que la cadena de audio necesita para su correcto funcionamiento así como también una propuesta un poco obsoleta donde se pretende solo aumentar especificaciones técnicas y no enfocarse en innovar y resolver los problemas propios de los formatos en cuestión, sus principales desarrolladores son Sony y Phillips.

Formatos profesionales sin compresión: Como pioneros de la categoría tenemos a los formatos WAV y AIFF ambos emplean una modulación por impulsos codificados (PCM), Estos dos formatos son un standard en la industria profesional para aplicaciones de audio, ya que son formatos sin compresión facilitan el procesado de la señal de manera muy eficiente pero con la desventaja de el almacenamiento que supone el archivo : alrededor de 10MB para un minuto de audio estéreo con una frecuencia de muestreo de 44.1kHz y 16 bits. Sus grandes desarrolladores han sido IBM y Microsoft para WAV y Apple para el caso de AIFF.

El los últimos años estos formatos se hacen cada vez mas comerciales, se le puede encontrar en tiendas de música online dándole posibilidad a los usuarios de poder obtener estos excelentes formatos, pero el gran espacio que ocupan los limitan en el uso de dispositivos portátiles y el streaming.

Formato de alta fidelidad con compresión: Caracterizado por los altamente recomendados formatos Lossless, el FLAC y ALAC (Apple Lossless Audio Codec) son los principales exponentes de esta categoría que posee una gran relevancia ya que nos permite disponer y disfrutar de la gran calidad de un formato profesional como el WAV o AIFF en un archivo que ocupe mucho menos espacio (de 50% a 60% menos), ofreciendo flexibilidad para su manejo sin perdida alguna de información. El formato ALAC posee compatibilidad absoluta con los dispositivos Apple (FLAC no) lo que permite su uso en mas de 1 Billón de dispositivos activos actualmente, si tu música va a ser distribuida en forma digital este formato puede ser una opción interesante para ti.

Formatos de compresión con perdida: Estos son los formatos comerciales, encabezado por el MP3 esto es indudable,es el formato de audio mas utilizado a lo largo y ancho del mundo, de manera irónica y lamentablemente es uno de los formatos con menor calidad para la apreciación musical de calidad. Entre ellos se encuentran AAC, MP3, OGG, Vorbis y WMA siendo todos estos formatos que utilizan algoritmos de compresión con pérdida, codificando una representación de cierta cantidad de información utilizando una menor cantidad de la misma siendo imposible su futura reconstrucción.

¿Como elijo mi formato?

Algunas sugerencias para elegir tu formato adecuado es visualizar como la gente escuchará tu música, por ejemplo si la mayoría de tu publico son usuarios de Ipod, Iphone, Ipad o productos Apple es recomendable elegir el formato ALAC y ofrecer una excelente calidad y compatibilidad con sus dispositivos, pero si en cambio eres un DJ y quieres promocionar tu música en alguna plataforma digital tipo Beatport, Juno, Decks o a través de tu propia pagina web es recomendable que utilices archivos profesionales sin compresión.

En ocasiones utilizamos MP3s comprometiendo nuestro trabajo y nuestro publico está capacitado con la tecnología para ofrecerles una experiencia mucho mas placentera. Por ejemplo, géneros musicales caracterizados por audiófilos como lo pueden ser el jazz, la música académica o el mismo esnobismo entre los diferentes subgéneros demandando formatos alternativos, existen muchos perfiles de “persona” ,cada uno de ellos demanda cualidades distintas y el formato no debe ser pasado por alto.

Sugerencias:
- Determina tu publico o segmento.
- Pregúntate ¿por que quieres ofrecerles un formato alternativo?.
- Investiga que formatos utilizan los grandes artistas de tu mismo sector y genero.
- Indaga sobre el estilo de vida de tu publico y si poseen la tecnología para dar soporte a tu formato.
- Los formatos profesionales pueden ser ofrecidos como un extra dentro de tu propuesta y no comprometer el standard de la industria.
- Analiza como reacciona tu publico con la oferta de formatos alternativos.

Recuerda, tu impresión del alma en cada nota y cada compás es lo mas importante. Todos estos formatos y tecnicismos solo buscan la manera de enaltecer lo realmente valioso.