¿Cuál es el lugar del dueño en la compañía? ¡Si es que existe!

La claridad es la condición para el éxito

En un taller conocí a dos hermanos que eran directores en la misma compañía. El hermano mayor de 44 años de edad tiene la posición de Director General mientras que el hermano menor de 42 años ocupa el puesto de Director Financiero.

Los dueños de la compañía son el padre de ambos de 69 años que posee el 70% de la compañía, y los hermanos que se dividen el 30% restante en partes iguales.

El padre es el fundador y dueño de la empresa y aún tiene una oficina en las instalaciones, además de participar en las juntas semanales de liderazgo.

Cuando les pregunté a los hermanos quién dirigía la compañía, su respuesta fue corta y clara. “Nuestro padre lo hace”.

Para mí, este es el ejemplo perfecto de un malentendido de roles sociales en la compañía y alrededor de ella.

Me gustaría ser un poco confrontante. ¡El dueño no tiene lugar en esta empresa!

¿Por qué? Por que es necesario distinguir los dos diferentes sistemas sociales que se relacionan con la empresa, el de la propiedad y el de liderazgo.

Empecemos por la propiedad. La relación del dueño con su empresa, es eso, la de ser el dueño. Ser el dueño de una empresa significa definir su propósito, todos los asuntos relacionados con su existencia y elegir un Director General y un equipo directivo.

En caso de que exista más de un dueño, como en esta empresa, se tiene un sistema social de la propiedad y toman las decisiones pertinentes juntos.

El segundo sistema social es el del liderazgo. El liderazgo es una parte de la empresa, es la tarea fundamental del Director General y/o del Equipo Directivo.

El Director General con su equipo, son los responsables de todas las decisiones operacionales que se toman en la empresa. Son autónomos en sus decisiones. Los líderes de las empresas son responsables de llevar a cabo las funciones correctamente. Hace sentido que este regulado de esta manera. Esto procura la fuerza del Director General y su equipo y la fuerza de la empresa.

Quiero ser muy claro. La propiedad y el liderazgo son dos funciones diferentes. La propiedad interactua con la empresa desde fuera. El liderazgo lo hace desde dentro.

No hay ningún problema cuando el fundador o dueño toma la posición de Director General o cualquier otro puesto dentro de la empresa. Sin embargo, esto debe de estar claramente regulado. Debe haber un sueldo, una serie de responsabilidades y deben ser tratados como cualquier otro empleado en la empresa. En una empresa únicamente trabajan empleados.

En el caso de esta empresa, el padre debilita la función de los líderes de la organización. Muy comúnmente el argumento detrás de este comportamiento es que los hijos deben aprender sobre el funcionamiento de la empresa del padre. Esto es correcto e incorrecto al mismo tiempo. Pueden observar como el padre toma decisiones pero no aprenderán a hacerlo por ellos mismos sin la “seguridad” del padre. Esta idea en teoría previene errores, pero la realidad es que los errores son la condición necesaria del aprendizaje.

Así que, la recomendación para el padre es que elija. Puede decidir tomar el puesto de Director General o mantenerse como un propietario interesado. El propietario interesado no tiene una oficina en la empresa. Cuando para el resto de los empleados no es claro quién lleva el liderazgo, se organizarán cómo consideren apropiado. Mantendrán vivas las viejas estructuras por que así se sienten seguros. Y esto debilita a las nuevas funciones.

Seamos claros en la forma de organizar a la empresa. La claridad es la condición necesaria para el éxito sustentable y un gran futuro.

Quedo en espera de sus comentarios.

Gracias.

No olviden visitar www.visionsistemica.com