Porqué usar “y” en lugar de “pero”

“Es una buena idea, pero ¿tu crees que el mercado esté listo para esto?”

Cuando hablamos, intentamos condensar una compleja construcción de la realidad con pensamientos, imágenes, experiencias y mensajes en unas pocas palabras. El comunicólogo y psicólogo alemán, Friedemann Schulz von Thun dijo que en nuestros mensajes mandamos cuatro tipos de contenido diferentes. Enviamos un mensaje sobre un hecho, mensajes escondidos sobre la relación entre uno y otro, algo sobre mi situación personal en este momento y una petición al interlocutor.

Pongamos un ejemplo.

La esposa le trae el esposo, que está sentado en su sillón, una taza de café. Él le agradece por la taza de café y ella regresa a la cocina. El prueba el café y dice “Querida, este café esta frío”. No puedo hacer que escuchen la entonación de esta frase, pero puedo decirles que hay una ligera decepción en sus palabras.

Entonces, ¿cuál es el hecho? Para el marido, que el café está frío. El mensaje sobre la relación es “Te amo”, pues le dice “Querida” al inicio de la frase. El mensaje sobre él mismo es “Aprecio tu regalo y estoy decepcionado por el café frío”. Y la petición es “Por favor, la próxima vez que esté más caliente”.

Podemos interpretar las frases de los demás con este modelo y siempre tendremos muchas opciones para ello. Nunca sabremos cuáles son los verdaderos significados que la persona que está hablando, quiso imprimir en sus frases. Cuando hablamos no necesariamente somos conscientes de los que agregamos a nuestras palabras.

La trascendencia de un “pero”

En la primera frase de este artículo encontramos la palabra “pero”. En nuestros lenguajes encontramos un montón de palabras cortas que conectan o separan contenidos.

Comúnmente no somos conscientes de que la palabra “pero” separa contenidos. Si usamos el modelo de Schulz von Thun para esta palabra, el hecho es que separa dos contenidos.

El mensaje sobre la relación es que “quiero salvar la relación agregando algo lindo”. El mensaje sobre mi es que “tengo otra opinión y no me gusta la opinión del otro”. La petición es “opina igual que yo”.

La palabra “pero” devalúa, es decir, elimina el contenido antes del “pero”.

Si seguimos esta idea del padre del constructivismo Heinz von Förster, deberíamos actuar con la intención de co-crear con el otro al menos una opción más de las que teníamos antes. Así que en la mayoría de los casos podemos reemplazar la palabra “pero” por la palabra “y”.

Porqué agregar la palabra “y”

Agregamos algo a la conversación para enriquecerla. No devaluamos las ideas del otro y así evitamos el riesgo de recibir agresión de la otra parte. Entonces podemos decidir que queremos elegir o que queremos co-crear con estas perspectivas distintas.

Por favor intenten reemplazar el “pero” por el “y”. Se darán cuenta de que el mundo será más pacífico y colorido.

Quedo en espera de sus comentarios.

Y… por favor visiten www.visionsistemica.com