“Guarde un cuaderno, viaje con él, coma con él, duerma con él, ponga en él cada pensamiento extravagante que revolotea en su cerebro, el papel barato es menos perecedero que la materia gris y las marcas de plomo llevan más tiempo que la memoria”.

Jack London