Nostalgia

Aún ahora, mucho después de todo, aún te pienso de vez en cuando.

Generalmente, cuando veo que publicas alguno de tus escritos. Los leo saboreando cada palabra, imaginando que me los estás leyendo, y aunque no la he escuchado en tanto tiempo, me imagino tu voz, la escucho perfectamente en mis sueños. Y sueño, sueño que me escribes a mí. Pero cuando despierto, sé que lo haces para ella.

Dentro de mí se enciende algo, una llama, un ardor. No me gusta decir que son celos, no lo son. Es más como una especie de nostalgia. Nostalgia por algo que nunca existió, algo que anhelaba con todas mis fuerzas pero simplemente no se dio, algo que solo con ella lograste tener.

Y sí, aún ahora, aún cuando te pienso, pienso que ha sido todo mi culpa. Pienso, que si no hubiera sido por mí y por mi desastre, el que tanto decías amar, tal vez sería yo la de tus escritos. Sería yo la que te acompañaría en tantas aventuras, tantas tardes de películas, tantos momentos a tu lado que ahora no son más que recuerdos de un sueño que tuve.

Pero después de caminar por mis recuerdos, y sentirte de nuevo cerca de mí, no puedo sentirme más que agradecida. A pesar de que tu estancia en mi vida fue más corta de lo que quería, me enseñaste y me ayudaste tanto. Sé, que de no haberte conocido, no sería quien soy hoy.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mila’s story.