Matar jubilados
Jorge Matías
379

Del votar mal

(En respuesta al bueno de Jorge Matías)

Yo, como muchos, me he visto tentado y he pecado en multitud de ocasiones de pensar en eso de “votar mal”. Y no hablo precisamente de anoche cuando lo dije en repetidas ocasiones, si no en muchas otras ocasiones años atrás en los que he me descubierto con pensamientos del talante Es que todos los votos valen lo mismo, el de los que se informan y el de los que no o Manda cojones que la gente vote egoístamente y no vote pensando en todos.

Pero al final, aprendí que una cosa prevalece por encima de todo: El voto es libre y cada cual ha de votar a quien considere oportuno.

A día de hoy, si bien me gusta (y mucho) hablar de política, jamás cuestiono el voto de nadie. Ni siquiera intento convencer a la gente que tengo cerca. Cada cual es libre de elegir en base a lo que considere oportuno. Si me piden consejo opino, si no me lo ahorro.

Creo que la clave está en entender que el mundo y España (que es el caso que nos compete) está lleno de gente de todo tipo. Gente con sus circunstancias y motivos, para preocuparse o no y para decidir votar por A, por B o por lo que buenamente crea que se ajusta mejor a su persona. Tenemos una cierta tendencia a pensar que todo el mundo ha de votar como si fuéramos nosotros, con la información y preferencia que nosotros tenemos… pero es que no. Tan sólo nosotros gozamos de esa información y esas preferencias, el resto tiene sus fuentes de información y sus preferencias.

Y por supuesto, todos tenemos derecho a equivocarnos y a votar a otra cosa más tarde. Incluso a renegar de lo votado a modo de olvido.

Lo único por lo que podemos hacer es luchar es por la educación. Que la educación sea universal. Que todo el mundo pueda acceder a unos conocimientos básicos que le despierten la necesidad de entender el mundo, sus problemas e incluso interferir para mejorarlo.

Aprender a leer y comprensión lectora, para poder beber de todo tipo de conocimiento escrito (y no escrito).

Leer y entender la historia para intentar comprender nuestro pasado. De dónde venimos y hasta dónde hemos llegado. Y no conformarnos con eso, seguir intentando entender el mundo tal y como es hoy.

Leer y entender distintas filosofías para ver que el mundo no tiene sólo un prisma para observarlo… y que siempre habrá quien piense de otro modo. Y que ese otro modo, pese a entrar en confrontación con el nuestro es simplemente eso otro modo de ver el mundo.

Aprender de la crítica, no sólo para ser capaces de criticar de forma racional todo aquello con lo que nos encontremos, sino también para ser capaces de tener una autocrítica que nos permita mejorar.

En el fondo: educación, educación y educación. Eso es lo único que nos puede permitir seguir adelante.

PS: Al final todo esto no es una respuesta, sino más bien un al hilo de. Para poner mi granito de Mea Culpa y de cómo creo que las cosas podrían ir a mejor.

Like what you read? Give Miguel García a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.