“La espera” / 16.05.17

“Desafortunadamente sólo con el tiempo…”

Cinco palabras que quedaron suspendidas en el aire, pensando que quizá el tiempo nos mejoraría, o mejor aún, que el tiempo nos regresaría todo eso que habíamos perdido. Se supone que Dios tiene un plan para nosotros, que si algo malo sucede algo mejor vendrá, pero muchas veces la espera es eterna y no sucede nada; nada bueno pasa aún. El tiempo se apoderó de tus palabras, sin pensar se las diste porque se supone que lo solucionaría ¿o no? Pero el tiempo se detuvo, justo con tus palabras, sin haberlas convertido en algo mejor pero tampoco en algo peor, las dejó igual, y por eso, por mucho tiempo nos quedamos esperando. Y no todo recae sobre ti, yo me culpo por dejarte decidir por los dos, y me culpo porque mucho tiempo dejé que el tiempo se apoderara de mí.

La peor parte de esperar es que no sabes si eso que esperas será mejor o peor, porque somos tan débiles que nos cansamos de esperar cosas buenas. Error. Si quieres cosas buenas tienes que hacerlas por ti mismo, no puedes esperar a que todo venga a ti…

Somos todos tan ingenuos. No podemos poner nuestras manos al fuego, dando nuestras decisiones a ese quien dice llamarse “tiempo”; ¿por qué cuando no sabemos qué hacer recurrimos a él? Si algo está mal “el tiempo lo solucionará”, si algo está bien “es cuestión de tiempo, nada bueno dura para siempre”, ¿quiénes somos nosotros para dejar que el tiempo se apodere de nosotros? Si queremos que algo bueno suceda lo hacemos; no te rindas, da lo mejor, AMA, y sobre todo, pelea por “ese algo bueno” porque yo sí creo que puede durar para siempre. Nos enfrentamos a cosas inevitables; como la muerte, o a cosas aterradoras que pueden pasarte, como que te dejen, por eso una persona no es para siempre, pero sí la parte de su vida que estuvo dentro de la tuya, y eso, es algo que ni el tiempo puede arrebatarte, tú decides qué cosas buenas conservas, para siempre. Si amaste verdaderamente, siempre será tuyo, nadie podrá quitártelo.

Está claro que cosas difíciles vendrán a través de tu vida, pero no puedes dejar tus decisiones en el aire, el de las decisiones eres tú. Vive, ríe, ama; haz de todo lo que amas tuyo eternamente.

Like what you read? Give Miranda R. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.