Levántese y diga su nombre.

Mi nombre es Franca, Franca Alejandra Franchi Di Simone. 
Nací en Caracas un 11 de Abril de 1975, soy artista visual y entre muchas cosas, me gusta escribir.

Escribo en español porque es mi lengua materna, el idioma en el que pienso, siento y sueño.

Llegué a Medium casi por error, en medio del típico stalking del día descubrí que un ex escribe aquí y, como en paralelo estaba necesitando de un espacio serio y distinto a mi web para retomar el hábito de la escritura, hoy 29 de Agosto de 2017 inicio mis operaciones aquí.

En este perfil Ud. leerá crónicas, ensayos y poemas, probablemente alguna que otra crítica y con seguridad historias cuyo parecido a la realidad es totalmente intencional y tal vez otras veces ficción.

Soy una existencialistan pura, me interesa demasiado el hecho vital, exploro a diario las cuestiones cotidianas, las relaciones interpersonales, la relación conmigo misma, los procesos de la mente y el cuerpo, el Amor, el sexo y por supuesto la muerte y es sobre eso que escribo, y si a Ud. le gusta leer sobre esto sea bienvenido.

En este momento de mi vida soy una inmigrante, vivo en Portugal y estoy experimentando uno de los períodos más impactantes de mi vida, todo cuanto creía ser y haber conquistado se ha diluído y estoy avocada a la tarea de reinventarme desde cero, mientras en paralelo asumo con madurez nuevas responsabilidades y/o libro algunas batallas muy decisivas dentro de mi.

Vivo cada día como si fuera el último porque desde que nací la muerte me susurra cosas al oído, practico mantener mi atención en el momento presente, soy esencialmente hedonista, y soy hija de la noche oscura, he recorrido los pasadizos del laberinto de la locura y con orgullo llevo la medalla de sobreviviente, dueña y usuaria de muchas máscaras y un armario amplio de arquetipos; he sido promiscua, ladina, señora, amiga, buena, mala, mosquita muerta, grandiosa, total, miserable, dulce, amargada, frígida, ninfómana, absurda, centrada, frívola, pulcra, desaseada, serena, irresponsable, obsesiva, adicta, hetero, homo, infiel, leal, nieta, sobrina, madre, en fin, he sido y siempre seré lo único que puedo ser: humana.

Mis valores son elásticos pero no tanto como mis creencias, pienso que la moral es tan subjetiva como la belleza y el concepto de lo que es bueno o malo
Me aburro rápidamente de las rutinas, no me obsesiona el orden, pero si la conquista de un estilo de vida en el que haga básicamente aquello que me haga sentir plena, en calma y si es posible feliz (al menos un par de veces al día)

Es todo.
Hasta pronto…
F!