Quisiera Ser Una Nube.

¿Una nube?, si!, una nube, a veces quisiera ser una nube, para estar ahí todo el día sin tener que esforzarme en nada, sin preocupaciones de ningún tipo; dejándome llevar por las corrientes de viento, por esas suaves brisas circundantes, por esas cálidas y tiernas brisas.

De un lado a otro, sin nada en qué pensar, sin absolutamente ningún problema en mente, vagando en los confines casi infinitos de los cielos terrestres, desde el alba hasta el crepúsculo como viajero sin rumbo, simplemente flotando y flotando vagamente.

Sería muy relajante no tener que hacer absolutamente nada, sin tener que soportar a personas estresantes, todo el día en esa tónica de bullicio que llaman hablar.

Pero en vez de ser una fabulosa nube, estoy aquí, tolerando la arrogancia humana; triste delirio de mis sueños frustrados, aún así creo que algún día seré una gran nube y no tendré que hacer absolutamente nada, ni preocuparme por esos insoportables humanos, y solo así sería muy feliz.

By: Mitch Aguilar

Inspirado en shikamaru.

Like what you read? Give Mitch Aguilar a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.