Al hilo de la no renovación de @orbitalaika_tve se me ocurren un par (largo) de reflexiones.

La primera, es que es una pena que un programa en general ameno y con buenos contenidos desaparezca de la parrilla, sobre todo en un tema como la divulgación científica del que tan justitos vamos en España.

Para mí, @angelmartin_nc como presentador de este tipo de espacio ha sido una revelación, sobre todo por sus monólogos y canciones introductorias. Tal vez las entrevistas hayan sido lo más farragoso, y uno de los principales lastres del programa: traer gente que no pinta nada en el mundo científico o técnico y que sólo logran sentirse tontos cuando se enfrentan a ciertos temas. Y con ellos, la parte de la audiencia que se identifique con ellos, perpetuando el mito de que la ciencia y tecnología es una cosa “de frikis”, y que la gente “de letras” puede vivir tranquilamente ignorando el conocimiento científico.

Otro punto débil creo que ha sido precisamente determinar su audiencia objetivo. La gente con interés genuino ya se preocupa de buscar información sobre estos temas, trata de estar al día, no necesita un programa de televisión donde con microespacios le expliquen cosas que casi seguro que ya sabe.

La audiencia objetivo sería más un espectador “casual” que puede sentirse atraido por un programa “ligero” donde de forma sencilla le muestren algunas cosas básicas de ciencia y tecnología para que deje de ver algunas cosas como magia inaprehensible. El problema es que parte de ese objetivo puede sentirse ninguneado, menospreciado, ridiculizado o incluso insultado por la forma de presentar algunos temas.

Para quienes conozcan los conceptos puede ser hilarante ver las respuestas que da la gente de la calle. Pero más de dos, si luego ven el programa, pueden pensar que simplemente se están riendo de ellos, y no es bueno reirse de tu público potencial. Al hilo de esto no perderse este post: http://rasgolatente.es/de-quien-nos-reimos-cuando-nos-reimos-de-la-incultura-cientifica/

Si para colmo empiezan a abundar las puyas a los creyentes cuando viene poco o nada a cuento hablar de religión ya tenemos a otra parte importante de la audiencia potencial que descartará el programa. Para explicar la fusión nuclear o el funcionamiento del tubo de rayo catódicos te da igual a quien rece el espectador, si es que lo hace.

Aunque claro, si al final tu audiencia objetivo es un espectador casual que puede tener un interés medio en temas científicos, ¿estará viendo La 2 el domingo a las 23:20, o peor aún, el miércoles a una hora indeterminada pasadas las 23:30? Esto ya ha parecido en plan “no vamos a renovar el programa, y lo ponemos en el peor horario posible para hundirlo y justificar la no renovación”. Creo sinceramente que en El Ente funcionan así.

Por otro lado, incluso si el programa tuviese un horario de emisión decente, y se evitasen esas faltas de respeto a sectores importantes de la audiencia potencial, habría algunos aspectos importantes que pulir, de secciones y colaboradores. Más o menos por orden de aparición:

La sección de @A_Valenzuela es de lo mejor del programa. Me recuerda al mítico Beyond 2000, donde se presentaban inventos e innovaciones que iban a ser de uso común en el s.XXI. Interesante tanto para casuals como para hardcore tekkies.

El espacio de Ciencia Express ha sido una de las grandes mejoras de la segunda temporada, mucho mejor que lo de ciencia en la cocina, que en ocasiones quedaba demasiado ridículo, por ser suaves.

La de @lagamez para mí es la mejor sección: temas conocidos a los que le da la vuelta, puesta en escena atractiva para captar la atención, muy bien documentado y mejor expuesto, y sin faltar a nadie. Un 11, la mejor novedad de la segunda temporada.

@Retiario, otro de los pesos pesados, que además de comentar temas de interés lo hace de forma accesible, hablando pausadamente, como si te contase un cuento. Te acaricia los oidos, te seduce, y te deja siempre dándole vueltas a lo que ha explicado.

La de @mtpibtor es otra buena incorporación, aproximando de forma comprensible temas muy áridos de las matemáticas.

La sección de @aberron, con su puesta en escena y sus fogonazos, es atractiva pero a veces le falla una cosa fundamental: explicaciones claras. Porque no es lo mismo escribir un blog, donde relees y repasas lo que has escrito, que una intervención en un falso directo, donde por una mal entendida presunta naturalidad se consiguen explicaciones confusas y algo atropelladas de los experimentos. No siempre es así, pero es lo que me ha parecido más veces de las deseables.

Finalmente, y sintiéndolo mucho, la peor con diferencia es @ClaraGrima. No dudo que conozca los temas y que se prepare las intervenciones, pero habla tan rápido, se lia, se despista y da tantas vueltas que al final no entiendes nada. Sé perfectamente cómo funciona un CRT, una pantalla de plasma y un microondas, pero con sus explicaciones casi consigo olvidarlo. No han sido las únicas veces, pero recuerdo esos dos días en concreto que me quedé pensando “el que no supiese cómo funcionan no ha entendido nada, y el que tuviese una ligera idea la ha perdido”. No, oiga, a la grabación se va con la presentación ensayada, y no que parezca una charla improvisada durante una sobremesa con amigos de letras.

Ya sólo dos últimas reflexiones sobre el fin del programa. Creo que programas de este tipo son necesarios, y que por supuesto tienen su público. Es más, que haya cadenas privadas emitiendo programas no con la misma estructura pero sí dedicados a la divulgación indica que hay audiencia para los mismos. Sólo es cuestión de ponerlos en un horario adecuado.

Y esto lleva a la segunda reflexión: ¿qué papel tiene al final la televisión pública, si un programa de interés general es desterrado a un horario infame que conduzca a su cierre? Si pasa de poner los programas divulgativos a horarios decentes su propia existencia no tiene sentido. Si ha sido una reacción a las críticas laicas significa que la televisión pública cede a presiones de índole religiosa, y eso es inaceptable (sin disculpar las puyas innecesarias).

Sólo queda desear que, con las adecuadas mejoras, al final alguien se replantée la continuidad de @orbitalaika_tve, y que por una vez la televisión pública haga una labor de servicio público: contribuir a reducir el notable analfabetismo científico que sufrimos en España.