Voy a arrojarme a lanzar una hipótesis que seguramente puede falsarse pero que, a partir de ella…
Gonzalo Martín
11

Querido Gonzalo, si te he leído bien, y creo que sí, seguimos estando en sintonía.

Tal vez la fragmentación del discurso, la falta de tiempo para elaborarlo con mayor profundidad y mi natural reticencia a expresar definiciones, me han impedido deicr algo que, aunque obvio y simple, parece que mucha gente no ha comprendido (entre ellos, gran parte de los que se dedican al sector). Y es la siguiente: durante el siglo XX confundimos medio y narrrativa, y por eso todavía en el mundo del audiovisual, el cine y los entornos digitales hay estos desajustes.

Una cosa es el medio (el cine, la sala, la proyección, la pantalla de plata…) y otra el discurso audiovisual (aunque la pantalla y experiencia de visionado sí afecten al producto).

A mí no me resulta tan extraño que mucha gente prefiera ver a un youtuber que lanzarse al juego directamente: al fin y al cabo son storytellers del siglo XXI, utilizando la tecnología en uso para narrar sus experiencias y compartirlas. ¿No era eso lo que hacían los bardos alrededor de la hoguera?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.