Viaje Nocturno

(Paisaje de un sueño)

«Estamos todo el tiempo viajando en el tiempo, sólo que la gran mayoría se deja embotar por su historia personal y cree que esto es lo único que existe».

Louis-Ferdinand Céline

Este viaje nocturno es tu palacio de estrellas

sobre tus huellas en la mar

escrito en todas las puertas, en mi pecho de sal

con las puntas del fruto de la batalla

en la pureza de la vida

la misma respuesta

de sus raíces,

del manto azul con su boca del deseo

la fragancia del agua

son las lágrimas de las que puede obtenerse vino.

El destino del sol es la tierra que beben esta palomas

resonantes esperanzas que se encaminan y viajan

como los párpados en la noche.

Está presente en la huella de sus glorias

los caballos de los vientos

unas veces al trote

entre la balanza de la tierra y los hombres,

tinieblas en la noche, a las almas

que temen lo aún no prohibido

collar de estrellas en el amor.

Tu poema ha llegado, estas son tus palabras:

El perfume del aire

del incienso

de tu pensamiento

cualquier otro día mencionar al alba

la belleza de una rama

que las ruinas del viento tambalea.

En la luna de tus ojos, qué dulce es este amor.

Cada cual acostumbra a mirar la Luna,

a vivir nuestro tiempo mejor

que el rastro donde allí me ves llamar

poeta, yo.

No pienses, como bien acostumbras en todas partes,

el cielo mostrará los caminos.

La noche de astros se ha cubierto

las señales son las lágrimas del collar

de tus pétalos de rosas.

Las legiones que observan

con su mirada de astronauta

22.000 veces más pequeña que la tierra

que no se adhiere a la determinación

de un error de lenguaje.

Tú eres uno, de color puro como el oro

y delicado como el cuerpo,

llega a ti el ruiseñor cantando

con la voz del aliento de la brisa

de nuevos vientos de cambio

de un mensaje que envía el corazón

a quien nunca he de amar

a quien el cristal brillante de nuestro amor

te consuela el olvido

aunque siga siendo tu fiel amante.

Soy la luna llena abundante

de amor bordado sobre las sedas

mi honor vale para mí,

víctima de la dignidad

déjate de censuras

tu alma sigue la pasión

olvidarás a quien amas

aunque no traiga la lluvia

la esperanza muere, pero no se aleja

la resignación duda y la paciencia

en la sociedad y en la amistad

hasta morder el polvo para aplacar la sed

de un beso del desierto

porque sería como introducir una medicina

en un dolor espantoso

que no tiene límite.

Palomas en las ramas de nuestros oídos oscuros

desvaídos por las lágrimas

de un precioso tesoro

Las pinturas del paraíso

se quedan siempre cortas

en punto a lo que es, de verdad, el paraíso.

Hay algo distinto, otra causa

lo más hermoso que tiene el poder

para hacer su sombra en el jardín del agua sólida.

Contrario a mis ojos el cuervo negro

de la oscuridad deja caer sus tinieblas donde

lo que tiene mi corazón es sed, de agua,

mi amante en la luna llena de tinieblas.

Hacen falta lámparas y flores

con la escarcha de la espada vencedora.

La verdad no es una gran mentira,

la engañan las noticias ridículas.

La luna dice al que olvidó: ama

cuando pone la vida en sus manos,

el tiempo de la cosecha deja huellas

cuya morada son los cielos

el hombre de piedra

en tus orillas, flores,

manzana del deseo robado por el sueño

como un manto en mi alma

que desciende para beber al arroyo

que dejara un campo amplio para el amor

después de que te fuiste, se acabaron los días.

Quisiera estar contigo, verte y saludarte

con el corazón de la memoria

o atravesar la corriente, volando como águilas

que tienen en todo el tiempo

las rotas lanzas de la rápida carrera

que a mediodía se acogió en la tierra,

como un perfume, tu amor me basta.

El cielo de la gloria tiene una nueva estrella

que desde lejos me envía un saludo,

te diré: ¿Qué quieres?

Tan blanca como la perla

concédeme un papel de viento

donde la hermosura y nobleza sigan

el camino del éxito como el cielo infinito

en las tinieblas de la oscuridad

flotando sobre el agua

la generosidad que el cielo tiene

en el paraíso de la tierra.

Sé generosa y dame tu boca

que juro que prefiero las margaritas a las rosas.

El árbol de tus promesas

descuida un mundo para recordar la muerte

al crepúsculo del día.

¿la nocturna luna, era la otra vida?

Cuántos días había si eran olas la memoria

o el caminante escapa de la muerte, la nada.

¿Quién se ha levantado sobre nosotros

como un mundo en nuestras manos?

Una hermosura de penitencia, mejor callarse.

Aunque nadie se enterara esta noche,

ahora te amo a ti.

¿Quién quiere renovar el recuerdo?

¿Quién se acuerda del pueblo

que hierve con la soledad?

Pero las estrellas, el caballo de la luz de mis ojos

cuando trata de ir conmigo

mientras todos se apelotonan

las ilusiones que llaman hacia el fondo del sueño

No hay excusas para poder dormir tranquilos

y tú cabalgas en pos del deseo

cuando la paloma es amable,

entre los árboles ríos

sus hermosos ojos en las alturas

descienden para llegar a la mejor parte

de su rostro de aurora, en su hermosura

se muestran dos jardines:

una amante que abre sus ojos mientras

el pájaro del corazón ha volado del nido

y las estrellas brillantes llegan al borde de la muerte.

El néctar de su boca,

enferma con su saliva y no con vino.

La vida asesina el día de mi muerte,

por la gloria de la imagen del jardín del paraíso.

La brisa es una dama que fue arrojada al abismo

por los arroyos en mantos de sombra por clases,

desde los bordes de la fuente.

La belleza de las perlas terribles del tiempo

puras y nobles, cuyo fin nunca termina.

Más allá del mar se encuentran los dos amores

y allí la muerte te encuentra

por debajo del nacimiento de la luna,

cuyas estrellas son estas lágrimas.

Un dulce recuerdo si has dejado tu tierra,

nosotros, lo que dejamos en este mundo

será insignificante comparado con los sueños

del otro mundo.

Los libros recuerdan todo lo que ven.

Al pasar borracho por una viña,

ésta se hundió en el mar,

mi amor, nuestro amor, mis ojos desvelados

siempre conmigo y ausente de mí

es el río negro que la noche nos retira.

La soledad es una reunión de silencios

un desierto en la mañana, lo necesario

para seguir el camino y su misterio

el deseo de saber nunca muere

pues eres el alma del cuerpo que

a un soplo sostiene la esperanza,

el destino y mis días.

No he de buscar donde brilla el delirio,

llega entre tus ojos la lluvia

pensarías que era alguien que ha errado el camino

o los deseos que eran posibles en nuestro tiempo

fueron lo mismo, la amistad y las llamas

para aplacar la sed, bebe agua

y ahogándose al beber cae sobre el amor

como una desgracia más

cuando se trata de ella

la voluntad de amar es una causa en sí misma

si lo dudas, el cielo cubierto de rocío

cuando surge ante mi el sol naciente del día

o la Luna llena en las tinieblas.

Mi corazón es tu palacio de estrellas.

¿Cuando me amarás? Nunca jamás.

Mientras espero entrar en el paraíso…

¿Y qué? En una noche oscura

más dulce que el tiempo

de la fina llovizna de vino.

Nuestros ojos son recuerdos en tus jardines.

El crepúsculo y la flor que cabalgas

cuando llegas entre dos mares

a las lágrimas de perla blanca con lluvia resonante.

Mientras muchedumbres allí donde

llevan caminos y senderos

pasan la vida, mirando el mar;

de la misma manera si mis ojos no ven el sol

no distinguen el día de la noche.

Vivimos en el tiempo, cosa que jamás puedo olvidar.

El día que contemplo, ha de llegar.

El sueño, resplandor en el encuentro de amor.

La melodía de la Luna es un mapa cuando

ataca el secreto de quien vive con el alma rota

entregado al espíritu de hechos y palabras

y de estrellas rutilantes,

sin que yo tenga más que sentimiento,

amor, locura, pensamiento e insomnio.

El jardín del paraíso es extraño

como una luz para nosotros un sol

bordado con oro, que nos ocultan acaso.

Inmenso hielo en forma de perlas

convertido en luz y tinieblas

rebosa de lágrimas.

¿Qué eclipsó tras el sol su luna?

¿Acaso, es una realidad?

En mis entrañas, el río y los vientos.

Arde el día en el alma de la noche.

Un montón de perlas

como lágrimas en una hoja de papel.

Vientos del pueblo, vientos de cambio,

nuevos tiempos para nuevas ideas.

Tu poema ha llegado.

El enigma de ésta visión

que ocupa nuestro tiempo,

en la noche mi sueño,

se ha cubierto de realidad.

Llovían los días,

recordó y entendió que

no vivía,

soñaba.

Aún sigue soñando.