Sus formas, sus ojos, toda ella. Recuerdo cuando me dijo: “no las quieras como me quieres a mí”. Eso ya tiene más de veinte años y aún escucho sus palabras. Ella.