Opinión | En defensa de PawN

Da igual que jugadores estén, año tras año KT Rolster desilusiona en algún momento de la temporada. Y este 2017, la decepción ha sido mayor tras ser incapaces de vencer a su rival principal: SK Telecom T1. La irregularidad que ha marcado a KT ha decepcionado a unos fans que, al menos en occidente, ha pagado los errores y la insatisfacción con un jugador en concreto: Heo “PawN” Won-seok.

PawN | Imagen perteneciente a @SweetstepLCK

A principios de año KT Rolster generó unas altas expectativas con el quinteto que formó a base de talonario con Song “Smeb” Kyung-ho, Go “Score” Dong-bin, Heo “PawN” Won-seok, Kim “Deft” Hyuk-kyu y Cho “Mata” Se-hyeong. Un equipo de estrellas cuyo objetivo era coronarse campeones de la LCK y poder vencer a su archienemigo SK Telecom T1. Sin embargo, el nivel que ha mostrado KT no ha estado a la altura de lo esperado. El equipo ha cosechado errores desde el principio, pasando desde overextends hasta rotaciones.

Estos errores, principalmente situados en el macrogame del equipo y especialmente a partir de minuto 30, parecían haber sido resueltos por parte del equipo en el Summer Split. De mejor o peor manera, KT daba la sensación de que había encontrado soluciones a sus problemas más grandes. Pero una vez más, a la hora de la verdad, KT Rolster no consiguió sobreponerse al equipo de Lee “Faker” Sang-hyeok. Sí que pudo ganar a Longzhu, pero a lo largo de 2017 SKT ha sido su criptonita.

Normalmente en la victoria se disfruta el momento, nos olvidamos de los errores debido a la satisfacción que provoca ganar. Pero en la derrota, se critican los errores y se buscan culpables, y en el caso de KT Rolster las críticas destructivas son para PawN.

¿Por qué Pawn?

Aunque en este artículo argumente una defensa hacia PawN, eso no quiere decir que le vaya a exculpar. El mid laner coreano ha sido el reflejo de lo que es KT Rolster como club: irregular. El jugador no se ha mostrado estable, ofreciendo un nivel que dejaba en muchas ocasiones mucho que desear. La inconstancia del coreano ha estado acompañada con muchos errores mecánicos, como por ejemplo las ondas de choque al aire con Orianna, unos fallos que agravan su situación.

Hace mucho daño haber sido muy bueno en una época anterior, sobre todo si eres campeón del mundo con Samsung White, cosa que hace que tu popularidad suba, pero la cantidad de fans no tiene por qué subir. El simple hecho de no tener tantos fans como sus compañeros Smeb o Deft es difícil de llevar, no tienes detrás a una gran base de fans que intente hacer más leves los errores como pueden los casos de los ejemplos expuestos.

Samsung White campeón del mundo, 2014

PawN nunca ha sido un jugador caracterizado por tener tan asumido el papel de carry, y si tenemos en cuenta que el mid laner coreano tuvo una época dorada en la que sí que tenía más capacidad de crear jugadas — en inglés playmaker –, se genera una falsa imagen del posible rendimiento, especialmente si nos quedamos estancados en el tiempo.

No todo es culpa suya

Aunque a veces los aficionados lo olvidemos, en un deporte de equipo la culpa no sólo la tiene un jugador, sino que el error es una responsabilidad común. Aunque la culpa no es exclusivamente de una persona, sí que es cierto que los jugadores pueden tener un impacto mayor o menor en el error, y en el caso de PawN, un impacto mayor al del resto. Pese a ello hay cosas que por mucho que se insista, no se puede culpabilizar a una persona en concreto:

Desincronización. Si hay algo que ha marcado a KT Rolster a lo largo de este 2017, ha sido la poca sinergia que ha habido entre algunos miembros del equipo. La nula sinergia de algunos compañeros del equipo coreano, ha generado durante muchas partidas Split calls, donde básicamente Smeb y Mata decían lo que se debía hacer al mismo tiempo, creando un desorden en el equipo muy grande. La agresividad de Smeb junto a la búsqueda del control absoluto de Mata generó bastante controversia a lo largo del año y forzó a jugadores como Deft tener que solucionar prácticamente solo las peleas. Pese a que a día de hoy el support sea el shotcaller principal, aún podemos ver esos pequeños momentos en los que los jugadores no se entienden debido a la saturación de información, o mejor dicho, órdenes.

Excepcional pelea de Deft vs ROX Tigers | Propiedad de Riot Games

Macrogame. Sin duda alguna, este es el punto más preocupante de todos. ¿Cómo puede ser que KT Rolster no sepa qué hacer a partir de minuto 30? La tónica de este 2017 ha sido simple: el mejor equipo del mundo en early game hasta la llegada de Longzhu, donde las tomas se igualaron un poco más. Sí, ser el mejor equipo del mundo en las primeras fases de la partida es muy difícil, ¿pero el resto? Algo que no puede permitirse un equipo que pretende ser campeón de la LCK es que su gran condición de victoria sea el stomp, y no sepa jugar entorno en los últimos compases de la partida.

El problema sin duda no es pequeño, porque si se relega a lo que conocemos como stomp para poder ganar con facilidad, ¿qué es de las composiciones y de los campeones de escalado? El gran fallo que ha presentado KT Rolster es que cuando el equipo no ha ganado antes de minuto 30, no saben cómo moverse alrededor del mapa. Rotaciones tardías, movimientos equívocos, escaramuzas innecesarias en el Barón Nashor sin visión… Si observamos cómo los jugadores se pierden a medida que no saben controlar el momento en el cual deben retirarse o reagruparse, tenemos en muchas ocasiones cazadas que permiten al rival efectuar una rotación a un objetivo o simplemente permitir la vuelta a la partida de un jugador que iba por detrás.

Jugar al stomp es arriesgar mucho, y en fase de selección de campeón limita mucho los campeones que se van a jugar. Debido a la condición de victoria, hemos visto en muchas ocasiones a KT basando sus drafts en líneas que puedan ejercer una gran presión y ganar el push para obtener el oro extra de la primera torreta y aprovechar esa ventaja para comenzar un efecto bola de nieve. Pero apostar tanto por las primeras fases del juego, supone que, si el rival escoge campeones enfocados al juego tardío que escalan muy bien, y aguanta tu agresividad en los veinte primeros minutos, estás abocado a perder el pico de poder de tus campeones y con ello, perder peleas decisivas que pueden costar derrotas.

Alpaca olvidada. Hay ocasiones en las cuales prefiero no mirar a Deft en concreto, muchas veces KT Rolster se centra tanto en el engage que se olvida de su tirador. Es bastante alarmante que un equipo que posee uno de los tres mejores ADC del mundo se olvide tanto de protegerle en peleas. Si por algo se caracteriza al jugador a lo largo de la historia, es por ser uno de los tiradores que más daño por segundo hace mundialmente.

Especial atención a Deft en el minuto 1:19

No sólo preocupa la falta de atención en las peleas que sufre el coreano, sino que también alarma que en muchas ocasiones se le dedique tan pocos recursos. Está claro que todos los jugadores de KT son capaces de asegurar o ganar la línea, pero abusar siempre de la parte superior del mapa para intentar sacar ventaja y dedicar los recursos a esa zona puede ser contrarrestado por otros dúos, como por ejemplo Kim “Khan” Dong-ha y Lee “Cuzz” Woo-jin, los cuales pueden ganarte el pulso del carril superior. Smeb es un jugador capaz de ganar el duelo en línea, entonces, ¿por qué no se centran más los recursos en el tirador coreano? Aun así, KT ha conseguido corregir el error a lo largo del verano, pero no lo suficiente como para llegar a la final de la LCK.

Necesidad de renovar

Como he dicho antes, haber sido muy bueno en una época anterior hace mucho daño, y si la capacidad de innovación se queda estancada, eres muy castigable. Pawn se ha caracterizado por un estilo pasivo en línea, una línea que trataba de dormir al rival y castigar los errores, no ganar ni en push ni en el duelo. El problema llega cuando después de 2 años, los rivales comienzan a saber cómo jugar el enfrentamiento contra el jugador, y éste no sea capaz de renovarse.

Son pequeños detalles, pero esos pequeños detalles que hacen que no repitas el mismo patrón, y que no seas tan predecible. Entre la falta de renovación del jugador y la gran cantidad de errores mecánicos y comunicativos han hecho que el mid laner coreano haya hecho un desastroso año. Tantos fallos y tanta irregularidad hacen que el jugador no cumpla unas expectativas, los cuales deben de ser sobrepasados si quieres llegar a ser campeón.

Un simple flash más cerca de Khan podría haber supuesto su muerte, aunque el error no fue sólo de PawN

Sinceramente, creo que el problema no es lo que define al jugador como tal, sino su falta de estabilidad. Creo que, si se pudiera presenciar en PawN cierta regularidad, su nivel no caería en picado y no supondría un peso tan grande para KT Rolster a tener en cuenta. Creo, que por muchas críticas que haya decidido, a día de hoy Pawn sigue siendo el mid laner adecuado para KT. En un equipo de superestrellas siempre queda alguien más a la sombra del resto, y honestamente, creo que bastantes jugadores podrían tener problemas de ego.

Sin embargo, el factor más importante por el cual creo que PawN sigue siendo el jugador adecuado para el carril central de KT a día de hoy, es porque es el mejor jugador en asumir un papel secundario dentro de un equipo en una posición tan importante como es la mid lane. No necesita excesivos recursos para ser útil, y si juega con sus campeones de confort puede ejercer un papel de carry que no es habitual en él. En un equipo donde todos los demás componentes saben asumir las responsabilidades y ejercer de líder, siempre queda alguien relegado, y PawN sabe desenrollarse en este rol. El único mid laner que iguala a Pawn en este aspecto es Lee “Kuro” Seo-haeng, Lee “Kuzan” Seong-hyuk aún es una incógnita.

El problema de KT no es PawN como tal, es su irregularidad. Quizás sea el momento de replantearse la incorporación de un sexto jugador en las filas del equipo, pero considero un error plantear la marcha de Pawn del, ya que, su rol dentro de KT es un papel difícil que muy pocos jugadores son capaces de asumir.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Joan Cebrián’s story.