Vértigo

¿Estáis locos? ¿Justo ahora con la crisis? ¿Pero juegos ya hay muchos, no? ¿En Utrera???
 Siempre aparecen estas opiniones… Y es difícil que no afecten… Cambiar da miedo, da inseguridad, da vértigo.

Los consejos de los demás son proyecciones de sus propios miedos #startuptips Clic para tuitear

También, por suerte, están las otras opiniones, gente que apoya la idea, ya sea porque ellos mismos han hecho grandes cambios o simplemente porque lo ven como algo positivo.
 Lo cierto es que nada te asegura que la cosa va a ir bien, ni que va a ir mal, ¿pero quién puede estar seguro de eso? nadie.

Rodéate de gente que te motive e inspire #startuplife Clic para tuitear

La cosa es estar en movimiento, no estancarse. Cuando uno entra a un nuevo trabajo, en una empresa, está asumiendo un nuevo reto, con cosas nuevas por ver, gente por conocer, ambientes nuevos en los que aprender a moverse. Pero pasa el tiempo y todo eso se interioriza, y lo que te enriquecía a diario pasa a ser rutina y llega un punto en el que uno tiene que elegir: acomodarse en la rutina o moverse, irse a crecer a otro lado. Se puede crecer cambiando de empresa, de país, de trabajo, lo importante es crecer.

Nosotros nos vimos con necesidad de nuevos retos. Empezamos a replantearnos nuestro día a día y nuestro trabajo. La publicidad tiene, como todo, cosas buenas y cosas no tan buenas, y las segundas empezaban a tener más peso del que nos apetecía soportar.

Cuando empezamos a pensar en la cantidad de horas que dedicábamos a nuestro trabajo y a valorar los conocimientos y experiencia que habíamos ganado en todos estos años, lo vimos más claro. ¿Por qué no intentar hacer algo nosotros?

Estábamos continuamente vendiendo productos de terceros y queríamos probar con uno propio.

Algo que nos ayudó mucho a superar el vértigo fue valorar la importancia que tiene el camino que vamos a recorrer. Nos dimos cuenta de que el aprendizaje de nuestra aventura era igual de atractivo que los resultados que podemos llegar a alcanzar. No hay que obsesionarse por la idea inicial, como dicen en todos los libros sobre startups, hay que estar preparado para pivotar en cualquier momento y saber cambiar de rumbo cuando el proyecto lo necesite.

Una forma interesante de evaluar si merece la pena asumir el riesgo, es crear una lista de pros y contras. Rápidamente ves si estás tomando la decisión correcta. Si vas a emprender solo, quizás sea bueno que otra persona ajena al proyecto te ayude con la lista para que el resultado sea lo más objetivo posible. Así lo hicimos nosotros y nos ayudó mucho.


Originally published at Blog de Muquo Games.