El regocijo de mi alma

Eras una flor en la Antártida, una en el Sahara

El día sin hojas de colores cálidos en otoño,

Eras la mañana que nunca amanece, la Luna de día

El Sol bañado en estrellas…

Tu mirada, ella es hoy mi anochecer primaveral

Es mi amanecer otoñal,

Intensa y profunda, tu mirada, cansada de gritar

Tu mirada es la que dice, ella es la que conquista…

Delicada y simpática, tu sonrisa, lo más parecido a la perfección

Tu sonrisa, el despertar de mis días

La alegría de mis días, tu sonrisa, la plenitud de mi alma

La felicidad de mi ser, tu existencia.

Like what you read? Give Eva Murati a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.