La mano de Guillermo

Boca obtuvo un triunfo clave para su continuidad en la Copa.

Fueron 11 meses los que tuvo -tuvimos- que esperar el hincha de Boca para regresar a La Bombonera por la Copa Libertadores. Pasó Cali, pasó Racing y pasó Bolivia, donde sí reapareció el público para ‘traerse’ un empate clave. Y esta noche de jueves no podía ser menos: el equipo devolvió fútbol y le regaló un triunfo importante a una cancha repleta y enardecida.

Si el 2016 estuvo signado por una carecterística, esa fue la inestabilidad. Cada vez que parecía que el Xeneize arrancaba, en vez de dar un paso adelante, se movía dos casilleros para atrás. Pero llegó Guillermo para emparchar la herida en un principio, estabilizar la situación y, después sí, arrancar con la rehabilitación.

El conjunto del Mellizo mostró en estos dos partidos post mini-pretemporada que ya tiene una identidad definida. Mucha tenencia y elaboración en la zona de gestación, fuerte presión sobre la pelota y, especialmente, una muy rápida transición de defensa a ataque son los pilares fundamentales en los que el DT decidió edificar un nuevo estilo para un viejo esquema. La víctima del domingo fue Atlético Rafaela. El de esta jornada, el impredecible Bolívar.

Boca jugó prácticamente los 90 minutos en campo rival -casi en la periferia del área que defendió Quiñónez- y sufrió únicamente en dos jugadas puntuales, que nacieron de singulares errores defensivos y que el entrenador deberá corregir. Pero esas dos chances aisladas no deben opacar la superioridad y el manejo en un encuentro al que, dio la sensación, le sobró un tiempo.

El tanto de Gago, el golazo de Tevez y la espectacular jugada previa al 3–0 que cayó en los pies de Carrizo cerraron una goleada en la que se vio las diferentes facetas de un Xeneize con alma renovada. ¿La manchita? El penal que solamente vio el peruano Víctor Hugo Carrillo y que, esta vez, La Bombonera no pudo atajar. Pero eso ya sería exigir demasiado… ¿O no?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.