Más que un triunfo de pretemporada

El nuevo Boca hizo fútbol ante los ojos del hincha, después de los partidos a puertas cerradas el Boca de Guillermo con su 4–2–3–1 le ganó por 2 a 0 a San Lorenzo en un encuentro que además de la presentación del nuevo esquema tenía como condimentos especiales la presencia de Guillermo Sara y Santiago Vergini en el once inicial.

La intención del equipo de los Barros Schelotto para el semestre que comienza en breve quedó marcada desde los primeros minutos: una presión alta para molestar en la salida, intensidad en el mediocampo para no dejar jugar al y ataques moviendo la pelota rápido y explotando las bandas con los extremos y los dos laterales llegando en posición de ataque al mismo tiempo. La apertura del marcador llegó con una jugada a la salida de un lateral: Peruzzi jugó con las manos para Tevez que la aguantó hasta que el lateral derecho picó, Carlitos la pasó y Gino metió el centro atrás para la llegada de Federico Carrizo que terminó convirtiendo con un tiro defectuoso.

Boca fue superior a San Lorenzo, en todo momento pareció tener una velocidad más que su rival. La defensa estuvo segura, sin contratiempos para Sara que tuvo como más destacado salir a cortar un par de centros con seguridad; por su parte el debutante Santiago Vergini concretó una actuación solvente, sin complicaciones y con un juego aéreo que marcó la diferencia en defensa. El Xeneize fue justificando la ventaja en el marcador con el correr de los minutos en incluso pudo estirarla con alguna situación individual del Pachi Carrizo.

También hay que hablar del novedoso doble cinco de Boca. Bentancur y Pérez, dos jugadores que no son volantes centrales clásicos, posicionales, del corte defensivo, algo que se notó en algunos tramos del primer tiempo donde ambos jugadores se desordenaron en ataque y dejaron un sector de la cancha despoblado permitiendo transiciones rápidas a San Lorenzo. A pesar de eso, tuvieron una correcta actuación como primer pase para la zona ofensiva y metidos en la lucha cuando el encuentro se tornó áspero. Pablo Pérez tuvo su cuota tradicional de cada partido, al borde de una expulsión por un planchazo sobre Blanco y con un golazo desde afuera del área a la salida de un corner, un ‘zapatazo’ delicioso para el 2 a 0 final.

El público masivo pudo ver en acción al nuevo Boca de la dupla Barros Schelotto. El 4–2–3–1 Xeneize no sólo sumó un triunfo por 2 a 0 ante un clásico rival como San Lorenzo en un amistoso de pretemporada sino que también mostró varios puntos positivos en torno a Tevez y su nuevo rol, los ataques por las bandas y la seguridad defensiva que se refleja en el cero sin complicaciones que mantuvo Guillermo Sara.

Por Martín Rosito (@MartinRosito)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.