Para arrancar con todo

Para ser campeón hay que ganarles a todos”. Una frase mentirosa, vendehumo. Para levantar un trofeo, cualquiera que sea, tenés que ganarles a los que te tocan. Pero esta vez, para la Libertadores 2016, parece que Boca tendrá que hacerse bien fuerte de entrada si quiere quedarse con el torneo: se sortearon los grupos y el Xeneize encabezará un complicado Grupo 3.

El primer rival que salió de los copones es, quizá, el más accesible: Bolívar de Bolivia, viejo conocido de las fases de grupo de las Copas 2004 y 2007. Campeón tanto de Apertura como de Clausura en su país, el gran desafío que presenta el equipo de La Paz está en los ya conocidos 3.600 metros de altura, no sólo por el partido en sí, si no también por el cansancio posterior.

El siguiente en ser escogido fue Deportivo Cali, el equipo con más presencias en Libertadores de todo Colombia. Campeón en la primera mitad del año después de diez años de sequía, el equipo es dirigido por “Pecoso” Castro, el histórico DT que sufrió a Boca con América de Cali en 2003. El Deportivo fue parte del grupo de Boca en la Copa 2001.

El último lugar es todavía una incógnita, pero lo que sí se sabe es que será complejo. Por un lado puede ser Racing, con el morbo de un clásico local y el poderío de una Academia que ha recuperado protagonismo, aunque deberá acomodarse a un nuevo entrenador. Por el otro lado, quizá sea Puebla, un equipo al que Boca enfrentó recientemente: 0–1 en un insólito amistoso con casi diez cambios por lado. El principal problema, más allá de ser un respetable equipo, está en el largo viaje a tierras aztecas. Este rival saldrá del repechaje.

Nadie se desalentará por un sorteo adverso: la historia pero también el presente lo colocan a Boca, el campeón argentino que tiene a Carlos Tevez como líder, como el equipo más fuerte del grupo. La zona servirá también para empezar a medir la fuerza del plantel del Vasco. La Copa comenzará el 2 de febrero: hay tiempo para juntar ansiedad y salir a ganar la Libertadores de entrada.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.