Volvió el alma

Una montaña de jugadores de Boca festeja el gol agónico de Tevez

Un graffiti famoso, viralizado en las redes sociales, reza en una calle de algún rincón de Italia: “Sei bella come un gol al 90!”. Será por los orígenes genoveses, por la tradición tana que lleva el club en las venas, pero en Boca ese es un piropo digno de casamiento. En la enciclopedia de la mística boquense se podrían escribir tomos y tomos sobre goles en la agonía, sobre gritos de alegría cuando todo parecía tristeza. Y en los últimos dos partidos del equipo de Guillermo Barros Schelotto, dos tantos ya con el partido acabándose, además de puntos importantes, marcaron la vuelta de una característica innata en el gen bostero.

Ambos goles de Boca no cayeron de un árbol: todavía intentando tomar un estilo futbolístico, y con muchos errores conceptuales y tácticos a cuestas, el Xeneize del Mellizo ha demostrado un cambio en la cabeza. El equipo arriesga, se atreve, es más intenso y agresivo. Lo demostró en La Paz, desafiando a la lógica y arrinconando al Bolívar todo el ST, cuando las piernas más tendrían que pesar. Y lo reafirmó ante Unión: en un partido en el que comenzó en desventaja y jugando mal, Boca atropelló al Tatengue hasta quebrarlo, contagiado y contagiando a su gente en la Bombonera.

La presión que todavía no es en bloque, los circuitos futbolísticos que todavía no se aceitan, la pelota parada que no termina de dar sus frutos en el juego aéreo. Hay mucho por corregir desde lo futbolístico, pero recuperar una base anímica y el hambre de buscar el resultado como sea es un más que positivo indicio. Es cierto que una renovación mental suele darse cuando cambia un DT; sin ir más lejos, el arranque de Arruabarrena es prueba de ello. Será tarea de Guillermo mantener esta ambición de triunfos mientras pule los detalles del juego del equipo.

Mientras se espera por la recuperación de un estilo de fútbol, a Boca ya le volvió el alma al cuerpo.

Por Lucas Guerrero (@lucasg91)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.