Mis Pistolas y Dios

Todos hemos escuchado a los hippies o pacifistas queriendo impedir que la portación de armas de fuego se haga legal en todo el territorio mexicano y sugiriendo el dialogo y la educación es el único camino para contrarrestar la inseguridad que existe en todo el país.

Estos neo-hippies pretenden convencernos que con mensajes de paz o con inversión en la educación se van a erradicar los carteles de la droga o los secuestros. Nos intentan vender la idea de que si enviamos a la escuela a nuestros hijos y les enseñamos valores en nuestra casa ellos crecerán y se harán hombres de bien y en consecuencia se acabara la violencia en México.

Peor aún el Secretario de Gobernación Osorio Chong promoviendo su campaña del 2018 con su mensaje de estrategia a futuro e inversión en nuestros jóvenes es la única manera de traer paz al país.

Educación, valores e inversión en la juventud esa es su estrategia!

Y mientras los niños reciben educación, mientras la inversión a los jóvenes llega (sino se pierde en las bolsas de los que están a cargo de entregarla), mientras las clases de civismo y los valores se imparten en las escuelas, empresas y en las casas de todos los mexicanos. Mientras todo esto sucede ¿qué? ¿Seguimos siendo secuestrados, acosados, violados, extorsionados, victimas del crimen organizado o de las policías y fuerzas del orden?

¿Seguimos dejándoselo todo a Dios o actuamos?

En todo México la violencia por el crimen organizado es palpable, la tasa de secuestros sigue incrementando, los feminicidios aumentan diariamente, las victimas de extorción cierran sus negocios, y poco falta para que nos convertir en un país donde nuestro ejército sea el encargado de ejecuciones premeditadas (como en el ’68).

Lo que quiero decir es que de aquí a que llegue esa inversión o se ejecute esa estrategia a futuro cientos de miles de mexicanos serán violentados, asesinados, extorsionados, violados, ejecutados o peor.

Tenemos que ayudarle un poco a Dios, las políticas y estrategias no han dado resultados y ya llevamos al menos 100 años sometidos a diversos grupos de criminales. Y los últimos 10 han sido los peores.

Es momento de que los mexicanos podamos defendernos a nosotros mismos.

Aquí algunos ejemplos de lo que podemos hacer si estamos armados:

1. Los criminales le pensarían dos veces antes de atacar a una persona que pueda legalmente portar armas.

2. Los acosadores de mujeres y violadores se limitarían a atacar a una mujer que pueda defenderse no solo con un Silbato Rosa sino con balas.

3. Si algún criminal pretende robar, asaltar o extorsionar a un dueño de negocio este podría reaccionar y proteger sus pertenencias y a su familia con armas de fuego.

4. En caso de que existan crimines o atentados por parte del estado contra la población civil, estos pueden defender sus derechos y a la constitución contra cualquier enemigo interno o externo.

5. Los robos a residencias o los secuestros pueden evitarse si la “victima” es capaz de defenderse o defender su propiedad.

Ya en México hemos sido testigos de cómo la población unida y con suficiente parque es capaz de erradicar el crimen organizado en comunidades. Sin embargo el gobierno de Enrique Peña Nieto suprimió a los ciudadanos que intentaron defender sus comunidades por su propia cuenta al no tener respuesta de las autoridades para combatir el rápido incremento en los secuestros, extorciones y robos a mano armada por parte de los criminales y miembros del crimen organizado y envió a la cárcel a uno de sus líderes (Mireles) temiendo que hubiese un levantamiento armado contra el gobierno local en esas comunidades.

También hay aquellos pseudo-liberales que utilizan las tragedias de crímenes en masa en los Estados Unidos para decirnos que la portación de armas no es la solución y que atraerá más problemas, sin embargo comparado con los Estados Unidos en México hay más crímenes con armas ilegales y que quedan sin resolver por que estas no pueden ser rastreadas.

Los crímenes en Estados Unidos se han llevado a cabo por personas que pertenecen a un grupo terrorista o que tienen alguna enfermedad mental. En México estos se llevan a cabo por grupos criminales contra la población que no pude defenderse.

Así que será necesario hacer público medidas severas sobre la adquisición de armas en México, con lo que lograremos un mejor control y una mejor administración de los permisos y el entrenamiento.

Esto no solo beneficia a la seguridad social sino que genera un nuevo mercado económico, porque se abre la necesidad por campos de tiro, entrenamiento y expedición de licencias. Es un “Ganar-Ganar” para los mexicanos.

Así que si aún tienes dudas para apoyar que la portación de armas en México sea legal pregúntale a Dios ¿como le podemos ayudar a protegernos a nosotros mismos?

Si te contesta…Bueno si te contesta tal vez tú no seas apto para portar una.

Like what you read? Give Caudillo Mx a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.