Emprendedores paraguayos: ¿dónde eligen trabajar?

Cuando hablamos de emprendedores, se nos viene a la mente personas jóvenes, super innovadoras y disruptivas que van rompiendo el status quo e inventando nuevas maneras de trabajar.

Estas personas idealistas entendieron que trabajar en horarios fijos, en cubículos y aspirar a una carrera profesional dentro de una compañía no es la única manera de desarrollarse laboralmente, por eso crearon un nuevo modelo de trabajo, en el que arriesgarse y equivocarse son cosas de todos los días.

Si hablamos de emprendedores paraguayos, ¿qué tan disruptivos o que tan convencionales son? ¿Se juegan al todo por el todo o van caminando lentamente hacia la meta? ¿Se atreven a salir de su zona de confort o prefieren tomar pocos riesgos al momento de jugarse por su idea?

Para entender cómo se mueven los emprendedores, desde Nauta encuestamos a 250 de ellos. Y si bien para definir a las personas como disruptivas y poco convencionales debemos medir una infinidad de atributos, en esta nota presentamos un primer peldaño que se refiere al lugar donde asientan sus bases.

Si miramos dónde trabajan estos emprendedores nos encontramos con el primer parámetro tradicional: 8 de cada 10 de ellos trabajan en una oficina fija, no en la sala de sus casas ni van trasladándose según las necesidades.

Podríamos creer que cuando este grupo de emprendedores es más joven, el resultado varía. Sin embargo se mantiene en que el 76% de los encuestados con menos de 30 años tienen una oficina fija, constante y establecida.

¿Será que estos emprendedores que trabajan en una oficina fija se dedican 100% a sus proyectos o, tienen otro empleo de tiempo completo en alguna empresa y se dediquen como emprendedores fuera de ese “horario laboral”?

Al segmentar por género, vemos que las mujeres tienen una pequeña tendencia a rotar de un lado a otro según la necesidad. Visitan cafés, van hasta las oficinas de los clientes o se quedan en sus propias casas para emprender.

Cuando profundizamos en este 80% de personas que trabaja en espacios fijos, representando la gran mayoría, les preguntamos si esas oficinas son espacios de co-working o son exclusivas para su equipo.

Nuevamente la respuesta convencional priorizó con solo un 21% de emprendedores mencionando que trabaja en espacios colaborativos, compartiendo con otras empresas y emprendedores.

En esta variable, los hombres son más convencionales que las mujeres, ya que ellas prefieren el espacio colaborativo. Conversamos con Johanna Boettner, directora ejecutiva de la Red Loffice y nos comentó que el 56% de los miembros que trabajan en Loffice son mujeres.

En nuestro país, el ecosistema emprendedor está en sus primeros años de vida y los emprendedores aún están pasando por una etapa de transición de desaprender el modelo tradicional de trabajo para empezar a adaptarse a los cambios que nos exigirá la nueva era tecnológica que está ocurriendo a gran escala y velocidad en todo el mundo.


Artículo redactado por Gonzalo Recalde y Josefina Bauer.