Emprender en Paraguay es un acto en solitario

Al momento de tomar la iniciativa de emprender, se debe tomar una decisión fundamental: vas a asumir el desafío de manera solitaria o vas a buscar a algún compañero que te acompañe durante la travesía. Entonces, hay que encontrar a una persona que comparta tu misma pasión por la idea o animarse a jugársela solo.

Si es que decidimos formar un equipo, debemos hallar a aquellos quienes estén dispuestos a asumir el compromiso para arrancar con el proyecto. Esto permitirá dividir algunas responsabilidades y tener a alguien que empuje contigo la carga de trabajo. Por otro lado, al emprender solo la tarea se vuelve un poco más desafiante; una sola persona pone en práctica sus habilidades para hacer de todo un poco, las decisiones y la manera de trabajar es como el emprendedor quiere que sea, sin dar explicaciones a nadie.

Para entender un poco más cuál de estas modalidades de trabajo eligen los emprendedores paraguayos, junto con la Asociación de Emprendedores del Paraguay (ASEPY) encuestamos a 760 personas de todo el país y descubrimos que efectivamente en Paraguay, emprender es un acto mayoritariamente solitario.

El l 22% de los emprendedores en Paraguay inició acompañado y hoy cuenta con socios. Fuente: NAUTA.

6 de cada 10 emprendedores decidió emprender solo: tuvo una idea, tomó el impulsó y llevó adelante el proyecto. Un 11% empezó solo y encontró un compañero por el camino, en contrapartida otro 11% inició con alguien y quedó solo al final.

Actualmente el 22% de los emprendedores en Paraguay inició acompañado y hoy cuenta con socios. Para que una sociedad sobreviva a lo largo de los años y se mantenga fuerte como al inicio necesita socios que tengan los mismos valores, puede que opinen de manera distinta, tengan visiones diferentes, o personalidades discordantes pero la esencia y el secreto se encuentra en esos valores que son inquebrantables e in-negociables.

Si analizamos más los datos encontramos que en el interior del país existe un porcentaje mayor de emprendedores que inició solo y que hoy se encuentra solo, llegando a un 73% de encuestados.

¿Qué hace que las personas decidan emprender solos? ¿Fue realmente una decisión o no les quedó de otra? ¿Cuáles pudieron ser los motivos por los cuáles no encontraron a la persona adecuada para asumir el desafío del proyecto?

Si estudiamos a los emprendedores según su generación podemos encontrar que en la Generación X (de 36 a 45 años) existe un 66% de emprendedores que inició solo y ese porcentaje cae ampliamente a 52% cuando analizamos a los emprendedores Millenials (26 a 35 años) que iniciaron en solitario. Sabemos que la manera de trabajar entre ambas generaciones es muy distinta y este fenómeno de diferencias se mantiene vigente en la manera de emprender.

Si bien al momento de arrancar con un proyecto, muchas veces no quede de otra que afrontar el recorrido inicial sin un colega, por el camino lo más probable es que se sumen personas estén dispuestas a dedicarse por el propósito de tu idea.

Emprender puede ser un acto solitario al inicio, pero para que un proyecto tenga éxito, es necesario de un equipo talentoso y comprometido detrás para que siga creciendo. Es solo cuestión de tiempo para que, de un momento a otro, no solo sean dos o tres, sino más personas que apuesten todo por la idea.


¿Te gustó este artículo? Dejanos tus aplausos para que llegue a más personas. Para encontrar más materiales de los estudios de Nauta, seguinos en Facebook y en nuestro Blog

Visitá nuestra web y suscribite a nuestro newsletter para recibir las últimas noticias de la data en Paraguay.

Artículo escrito por Gonzalo Recalde.