Las 7 cosas que debes hacer (sí o sí) en Madrid

Madrid es un universo lleno de posibilidades, una ciudad interminable y prácticamente inabarcable. Sobre todo si vas solo un par de días. Pero hay ciertos lugares y experiencias que, aún planeando solo una breve escapada a la capital, deberías tener en cuenta si quieres sacarle el máximo partido a tu visita. Para que sea más fácil elegir, te apuntamos aquí 7 cosas que, sí o sí, has de probar en tu viaje a Madrid. ¡Vámonos!

Puerta del Sol, Madrid
  1. Pisar el km 0 de la Puerta del Sol. Desde ese punto concreto que está debajo del reloj de la Puerta del Sol salen las carreteras que conectan a las principales ciudades de la península. Es como la matriz de todo y, aunque a veces pasa desapercibido para el visitante entre tanta multitud, si es la primera vez que visitas Madrid es una parada prácticamente obligada. Además, desde allí podrás empezar mil rutas diferentes para descubrir el que es el corazón de la capital.
  2. El Mercado de San Miguel. Gastronomía gourmet a gusto de todos. Rico, rico y plan a cualquier hora del día. Está a un paso de la Puerta del Sol, pasando por la Plaza Mayor, justo antes de adentrarte en la vidilla de La Latina. Merece la pena solo por ver la reforma arquitectónica del mercado, que conserva el encanto tradicional pero con un toque muy funcional, diáfano y moderno. No te lo puedes perder si eres un cocinitas porque hay propuestas de tapas diferentes y muy originales y los productos son de calidad. Los precios, eso sí, cuidado porque no son en absoluto económicos. De allí, por supuesto, directo a La Latina y a sus animados vermús.
  3. Un espectáculo en la Gran Vía. La calle más famosa de Madrid vuelve a dar guerra. El otoño ha empezado con las carteleras repletas de planes: teatro, monólogos, cine, musicales… En la Gran Vía siempre hay algo que hacer, aunque solo sea pasear o ir de compras. Pero lo ideal es que, antes de viajar -porque las entradas vuelan- reserves para alguna función. Te puedes encontrar desde una noche de risas con el humor crudo de Ángel Martín, el estreno de lo último de Woody Allen o el clásico musical de El Rey León. Tú eliges.
  4. Una tarde — noche en Malasaña. El barrio más hipster de Madrid, donde encontrar las tiendas más modernas y fotografiables, donde callejear y parar a tomarte algo en su plaza del 2 de Mayo y esperar a que caiga la noche para picar unas tapitas y salir a bailar. La Vía Láctea y otros grandes locales míticos de la noche madrileña te esperan. Y, para rematar, sesión de madrugada ya en el Ocho y Medio. Solo para los más marchosos, claro.
  5. Bocata de calamares. El bocata de calamares de Madrid es lo que en Asturias el cachopo, en Barcelona la escalibada o en Valencia la paella: un imprescindible. Alrededor de la plaza Mayor encontrarás locales y tabernas en los que apenas cabe un alfiler y donde los puedes pedir para llevar por docenas para tomarlo directamente mientras sigues paseando (coger sitio dentro de uno de estos estrechos locales es prácticamente imposible a según qué horas). Si te coincide ir a Madrid un domingo, date un salto hasta el rastro: no te decepcionará.
  6. Un paseo por el Retiro. Aunque sea una caminata pequeñita que te lleve por la avenida de las estatuas y hasta el lago donde está el Palacio de Cristal (que, por cierto, es centro anexo al Reina Sofía y habitualmente ofrece exposiciones muy interesantes de todo tipo de arte contemporáneo, desde foto a escultura). Llévate un libro, siéntate en una de sus terrazas a leer o bien en el césped y disfruta de la increíble tranquilidad del pulmón de Madrid. Si vas en pareja y te quieres lanzar, las barcas del Retiro son un must, muy manejables, además.
  7. El Museo de Prado. Un poco de cultura nunca viene mal y menos si se trata de las joyas que nos ofrece el que es uno de los mejores centros de arte del mundo: el Museo del Prado es una visita obligada te guste el arte o no porque es un emblema de nuestra historia, un lugar en el que viajar en el tiempo a lo largo de la magia de las civilizaciones y las épocas que nos han hecho lo que somos hoy. Pincelada a pincelada, un par de horas en el museo te llenarán de inspiración y no te robarán tiempo para todo lo demás.

Dónde alojarte y cómo moverte por Madrid

Después de decidir qué vas a hacer en tu escapada madrileña, poco más nos queda que decirte que un par de consejos sobre alojamiento y transporte. Para ir de un lado a otro en el centro, lo mejor es caminar. No te amilanes, las calles de Madrid están llenas de vida y de monumentos y edificios preciosos con los que disfrutarás cada paso del trayecto. Si tu destino o alojamiento está fuera de lo que es el corazón del Madrid antiguo, toma el metro y compra billete de 10 viajes: si sois 2 los usarás casi seguro todos.

Para hoteles que estén en una buena calidad precio, lo mejor es optar por 3 o 4 estrellas. En las afueras, cerca de Barajas, es más económico y ofrecen servicios muy completos. Además, estarás bien conectado por metro. Por ejemplo, el Petit Palace Madrid Aeropuerto es una muy buena opción si estás en Madrid de paso uno o dos días por una escala. En el centro, de la misma cadena (son todos hoteles 4 estrellas con wifi gratis), puedes elegir varios, pero los más ajustados en precio, espacio y calidad son el Petit Palace Italia Madrid y el Petit Palace Puerta del Sol. Consulta su web oficial antes de reservar porque te garantizan la tarifa más baja además de tener promociones especiales más que interesantes.