Sies sin peros


Tú sabías que todos mis “sies”, siempre venían con “peros.’’
Pero no pude evitarlo, cielo.
La vida no es ida,
si es que al dar la vuelta
ya no estás en esa esquina
donde todo comienza,
donde todo acaba.
Donde es una ruina la huida sin “sies” ni “peros”,
tus “nunca” y mis “jamases.’’
Tus “pero nunca para siempre.’’
Y sin embargo, todo sucedió.


Like what you read? Give Natalia González a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.