Carta #2:

Para muchos el verano es la mejor época del año,buen clima, playas y actividades de ocio por doquier,será que no disfruto de todas esas cosas como el resto,será que no lo he vivido como el resto, para mi cada verano es igual y este año ha sido un “infierno”de 20 peldaños. A falta de unas semanas para acabar el verano y habiendo pasado lo peor me aventuro a resumirlo pues lo poco que queda,dudo que cambie algo mi sino.


El verano es un desierto,extenso y abrasador en Julio llegas e inicias una travesía que durará dos meses,dudas de si podrás atravesarlo pero aún así te pones en marcha,avanzas y avanzas y según te adentras el calor aprieta,empieza a ser asfixiante.

Pero no pasa nada,tienes agua para cada dia y alguna vez que otra encuentras la misma palmera de siempre que te cobija y da sombra aún con todo eso,recuerdas las palabras de algún otro viajero que te has cruzado y te habla de un oasis más adelante en el camino,en esos momentos te fijas como objetivo llegar hasta ahí y aguantas cada vez que te llaman para hacer algo,sacas fuerzas para llegar agotado a tu casa,lugar de tranquilidad y reposo y ves como esas palabras se hacen ceniza cuando aún ahí tienes que hacer,madrugas todos los dias diciendo para tus adentros “merecerá la pena,éste es el camino que llega a ese Oasis del que me han hablado” Dias llenas de mañanas de protector solar y sudor y tardes repletas de dolores,echado,con vista fija en una pared de la habitación y el deseo sin origen,sin causa,de llorar hasta dormir,es raro cuando ocurre por la tarde y más si estás acostumbrado a las noches. Y pese a ello te repites lo mismo “Llegaré al Oasis y una semana estaré” y asi cada dia de cada dia de cada dia. Hay veces que pierdes la esperanza,crees que no aparecerá que son rumores y de repente llega el día…te lo confirman,no existe, el Oasis no estará donde creías que iba a estar en ese momento una parte de ti se desmorona,todo el camino hecho con tus propios pasos se desvanecen en la arena con una ráfaga de viento y te quedas quieto queriendo no creer,autoengañandote intentas pensar como un Sol cuando sabes que siempre has sido Luna pero aún así lo haces. Aprecias cambios en el entorno y crees que se debe a la cercanía,que aparecerá por sorpresa pero no es así,llega el dia estipulado,cuando se supone que deberías llegar al Oasis y ese día,ése que te levantas esperanzado,creyendo que de imprevisto estará ahí se esfuma. Te das cuenta de que los cambios en el entorno son por otros factores no vinculantes y te llamas estúpido iluso mil y un veces más. Pero de repente donde debía haber un Oasis encuentras algo,una piedra y en ella,una charquita de no más de un palmo de largo por dos de anchos,creada en una malformación de la roca y en el fondo de esa pequeña cantidad de agua hay palabras grabadas. Las lees aún sabiendo que nunca serán tuyas y al leerlas se produce una sensación de consuelo en el interior de uno mismo y en la marejada de multitudes y fiestas en las que no hay palmeras,lees y relees esas palabras que no son para ti,al fin y al cabo es muchisimo más de lo que en las ultimas semanas has tenido y te aferras a ello porque cuando no tienes Oasis y la cantimplora escasea en agua,una charquita, en una piedra, en medio del desierto es más de lo que jamás podrias encontrar…pero reflexionas y piensas que si no está donde pensabas,puede que esté más adelante y esa idea es lo que hace que uno siga hacia adelante… eso ha sido mi verano.


Quedan semanas y te mentiría si te dijera que no sonrío mirando cada mañana en el movil o en el almanaque como pasa el Agosto y se acerca el Septiembre. Nada más por ahora mi Rosa Cherokee.