Carta #29:

Hablas de egoísmo, por reclamar lo que es tuyo, me lanzas un enigma que me aisla aún más en todo el día, respondes y te vas dandome inspiración para escribir, no me gusta.

La sorpresa la hice por que así lo quería, salió de mí, no exijo admiración ni mucho menos gratitud, nada a cambio, solo que te guste. Aunque igualando la balanza si eso te place, si te tranquiliza saber que tienes “algo” a cambio, así será, tu ignoras lo que la sorpresa que es para ti, ha hecho por mí, mi verano, cuando no eran peldaños, ni amig@s, ni a ti molestandote, todo se reducía a dedicarle tiempo, ha sido de las pocas cosas que me han gustado de éste verano, aunque el resultado puede dejar que desear, todo es mejorable en esta vida, dicen. Después de la ventana blanca, la sorpresa de Septiembre ha sido un refugio, mi refugio cuando no hablabas, refugio cuando la luna en el cielo no encontraba, refugio de una distancia que no atravesamos en agosto, refugio de una tristeza que irá desapareciendo con cada rastro o indicio de sonrisa en tu cara al haber leido todo esto, refugio de dolores y desahogos que te han hartado, refugio dentro de mi propia casa.


El cap 12 de la cuarta temporada, no sé si recordarás la carta “Somos” entre muchas otras, fue el capítulo de esa serie el que la inspiró, a decir verdad, es algo que empezaste tu con Dory y Marlin aquella tarde en aquella calle. Puede que a lo mejor sea mucho dármelas de lo que no soy y a lo mejor es un insulto comparar la bondad de ella con la tuya, pues la superas, pero es que en mi infinito egocentrismo, creo ver ciertas similitudes…pero equivocar, nos equivocamos todos. Sentirme raro, extraño, como si de algún modo no perteneciera a ese momento, como si no lo mereciera, no mereciera tales muestras de afecto, agua en el desierto, un flotador en el mar y un abrigo para el viento, un mechero en la penumbra…dices que no tienes nada a cambio, ¿Lo tuve yo en Las Raices? ¿En casa de Tyron cuando puse aquella cara? ¿En aquel abrazo insoltable? No, no tuve nada, pero aún así tu tuviste un detalle, que siempre creeré no merecer…no nos debemos nada, sólo tiempo, series, viajes y charlas hasta las tantas, lo que en su dia tuvimos, lo que hoy escasea, lo que hoy siembro y tu riegas, lo que en un tiempo se recogerá en etapa de cosecha, nada más por ahora mi Rosa Cherokee.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated AlwaysNever’s story.