Carta #3:

Una vez me hablaste sobre la importancia de mantener el contacto con las personas de nuestro entorno. Me hablaste de los efectos negativos y las consecuencias que produciría algo tan aparentemente sencillo como “dejar de hablar una semana con alguien con quien hablas casi a diario” Tengo ese recuerdo grabado a fuego en mi memoria como casi muchos otros,recuerdo esas palabras y la sensación que me produjo en aquel entonces es la misma que siento cada día, ahora,es miedo, llámalo temor si prefieres. Respuestas cortas, si las hay,indiferencia,malas contestas o sencillamente un trato que desde un rincón de mi maltrecha y diminuta autoestima,creo no merecer…pero quizás puede que si “Piensa como Luna,eres Luna,no eres un Sol”. Extraño oirte hablar, oirte cantar, extraño llamarte y oirte reir, extraño tus “te echo de menos” extraño tus “buenos dias” los auténticos, extraño tus respuestas,lo prefiero a un “demasiadas preguntas” extraño tus “buenas noches” los verdaderos, extraño esas conversaciones sinceras hasta las tantas, extraño tus cuentas atrás,extraño la etiqueta de los sábados. Si me preguntaran ahora mismo no sé que va a pasar y no lo digo por mi,sino por todo…tu expusiste una teoría, lógica y ciertamente razonable y ahora te comportas así y son hechos y yo no hago más que sumar y darme cuenta de que 2 y 2 son 4.


Soy un peliculero,es solo un trabe de los mios,para cuando leas ésto seguramente me estaré riendo de mi mismo,pero hasta entonces,hasta que te pueda volver a verte y ver que solo ha sido un efecto más de la mutua ausencia de nuestra presencia y que es cosa del pasado,no reiré,probablemente lloraré antes que reir eso y sentir miedo…creo que debería volver a ver Batman. Nada más por ahora mi Rosa Cherokee.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.