Carta #64:

Hace mucho que no escribo...no sé si alguna vez me relees o si recuerdas tan sólo alguna de todas las palabras que te dediqué, si aún tienes en mente todas estas cartas que escribí y que desaparecen en el olvido. Pero esta no va por tí, va por él, porque necesito contar y ya no está, porque necesito gritar y él ya no volverá…hago memoria de mis primeros años de instituto donde una combinación de rutina y disciplina hacían que tuviera tiempo libre antes de salir todas las mañanas, tiempo que aprovechaba en ver la MTV y lo que para mí eran los primeros videoclips. Esos gritos se grababan en mi cabeza a un volumen bajo para no despertar a nadie, caíste en el olvido y volviste cuando conocí Internet. Descubrí una faceta musical que a día de hoy es la que me define. Canción tras canción, grito tras grito entraste a formar parte de una triste y patética vida en la que los gritos más melódicos marcaban el compás. Recuerdo escuchar todas las mañanas la misma canción cuando por primera vez estudiaba lejos de mi hogar. Recuerdo seguiros la pista disco tras disco,single tras single. La ilusión al ver que surgía ante mi la posibilidad de veros en directo. Ir con la premisa de “Una vez en la vida” y salir con la idea de “Al menos una más antes de morir”

Estar lejos de tu hogar, en un país desconocido e incomunicado y aún así oírte gritar…recuerdo como me acompañaste en la más oscura penumbra humedecida por las lágrimas de una pérdida, recuerdo tu presencia en cada agonía, en cada complicación, sacabas de mi la rabia y la furia contenida y te has ido…irónico que recibiera un nuevo compañero el mismo día que tú te fuiste de ahí el nombre con el que fue bautizado, una nueva etapa comienza donde otra termina.

No digo nada del otro mundo y es mucho más lo que callo que lo que escribo, otro pilar más que se desmorona… pero tú ya lo sabes, Gracias por existir en mi mundo y en mi vida.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.