Bo, no es lo mismo

El indeciso está en todas las clases sociales, en todo el país y representa todas las edades y todos los sexos. Los partidos apuestan a captarlos.

Las estrategias despliegan su publicidad. El espacio inapropiado para el análisis político. ¿Hay alguno? Si, el diálogo político es un vínculo presencial y activo. Hay que buscar el momento y el lugar.

A 10 años de gobiernos progresistas cabría preguntarle al indeciso: ¿es lo mismo estos consejos de salarios a aquellos que no convocaban a pesar de su existencia?; ¿es lo mismo un 4,5% o un 6% o un 10% del PIB a la educación como no saber el monto del presupuesto que se pueda asignar o invertir menos de lo que se ha hecho?; ¿es lo mismo tener un Plan Ceibal a no tenerlo?; ¿es lo mismo tener un parque eólico que nos abastece de energía a no tenerlo?; ¿es lo mismo que las intendencias reciban millonarios fondos del gobierno central a que sigan tocando las puertas de los ministerios?; ¿es lo mismo que el Estado te salga de garantía para el alquiler de un apartamento a que tengas que morir con Anda, si podés?.

Tampoco es lo mismo la celeste de antes, como la de ahora. No teníamos todo esto porque simplemente no se hizo. Y no se hizo porque el interés de los que nos gobernaban estaba en otra parte.

Hablar del sentido de las decisiones, del cómo nos hemos vinculado con las cosas del mundo en esta década, es en definitiva hablar de política en términos ideológicos. Política es lo que haría la oposición de ganar, naturalmente.

La oposición expresa que pretende mejorar todo pero silencia su orientación. Y lo hace porque justamente sabe que lo que quiere hacer y lo que hizo el FA, no es lo mismo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Nico A.’s story.