El mejor gato del mundo, se fue.

Esto fue escrito el 4 de Abril, y lo publico ahora para recordar siempre lo maravilloso que fuiste conmigo.

Va una semana desde tu partida. Y como siempre ha sido una semana muy loca para mi vida.

Lo más difícil es aceptar que ya no estás conmigo, mi gran compañero, mi gran amigo, mi bebé, mi ‘guaton’. Eras tantas cosas para mi y aún así, con tu ‘partida’ siento que sigues conmigo. Mi nubesita de pelos y amor, mi gatito lindo… Mi Coronel Bigotes.

Voy extrañarte mucho, pero al menos estoy tranquila de que jamás te faltó amor, puede que hayamos estado juntos muy poco tiempo, pero fueron tiempos intensos de mucho regaloneo y amor, de enojarse pero siempre como un pequeño juego. Me costó creer como algo tan pequeño podría cambiar el rumbo de mi vida y mi perspectiva de como veo el mundo. Estoy tranquila pero triste, triste de que no podré verte crecer más, no podré peinar tu largo pelaje blanco como la nieve, pero siempre voy a tener tu recuerdo, fuiste el mejor gato del mundo, como ningún otro, inteligente, flojo, y siempre sorprendiendo con tus aventuras.

Pero la aventura más grande que siempre recordaré es cuando llegaste a mi vida, cómo me ayudaste a salir de un horrible agujero, en el cual, ya no podía ver siquiera quien era yo. Gracias a ti, apareció el amor de mi vida. Gracias a ti, puedo sonreír una vez más y aunque tu ida haya sido repentina, tu siempre vas a estar conmigo, pues no existen palabras para demostrar lo agradecida que estoy que aparecieras en mi vida, pero si puedo vivir demostrandote lo mucho que te amé y que siempre estarás vivo en mi día a día.

Gracias por siempre estar conmigo Coronel, el mejor gato del mundo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.