Radomiro Tomic y el poeta Gonzalo Rojas

Recuerdo un día en el teatro de la Universidad de Santiago. Ese día había un recital del admirado poeta Gonzalo Rojas. La sala estaba llena. El año era 1990. Ese año yo venía recién llegado a Chile de mi obligado exilio. Es un encuentro literario organizado por mi estimado Andrés Morales, un joven y admirable poeta, agudo ensayista y actual profesor titular de la Universidad de Chile.
De pronto, iniciado el recital del poeta Gonzalo Rojas, se sienta a mi lado Radomiro Tomic.

Gonzalo Rojas lo mira y sigue leyendo sus poemas.

Radomiro Tomic era un extraordinario político demócrata cristiano que yo había conocido en la comuna de San Miguel cuando yo era un niño, la comuna de San Miguel, donde yo había vivido. Mi papá era democratacristiano.

Efectivamente, muchos años antes, digamos 1969, yo estuve allí en San Miguel y saludé y hablé con Radomiro Tomic, cuando lo proclamaron a candidato a la Presidencia de Chile. Radomiro Tomic proclamó su revolución democrática y popular. 
Ahora, en la Universidad de Santiago, año 1990, Radomiro Tomic se escabulló en silencio y se sentó a mi lado a escuchar al gran poeta Gonzalo Rojas. Ahora, el gran político tenía 76 años y le faltaba un año para morir, aunque él quizá no lo sabía.

El misterio de la muerte, hacía quizá Tomic no sabía que iría a morir un año después.

Al terminar el recital de Gonzalo Rojas, Radomiro Tomic nuevamente se escabulle discretamente. Desaparece. Y se va.
Siempre vi la humilde actitud del político Radomiro Tomic como un gesto superior. 
Radomiro Tomic creía o sabía que un poeta vale más que un político.
Ese gran político, verdaderamente un transatlántico, llamado Radomiro Tomic, le interesaba de verdad, la poesía de Gonzalo Rojas, como a mí, como a los cientos que estábamos en la platea.
Radomiro Tomic no quería que lo aplaudieran a él, ni que lo mencionaran. Tomic no quería sacar provecho. Tomic venía a escuchar a un poeta.
Pero, ahora, 2016, lástima, los políticos no leen, ni respetan a los poetas. 
O muy pocos de ellos tiene respeto con los poetas.
Es Chile, 2016.

Etiquetar fotoAgregar ubicación