#Nisman, un año después

Por Paula Clerici, Lara Goyburu y Facundo Cruz

Fue de las primeras campañas digitales masivas en Argentina. El correlato local de #Ayotzinapa, #OccupyWallStreet y #BlackLivesMatter. #Nisman despertó el interés de periodistas, analistas y politólogos. Especialmente, dio vida a una excelente obra escrita sobre la relación entre medios digitales, políticos, ciudadanos y militantes (digitales y de carne y hueso, ficticios y reales): “Tuiteando #Nisman”, de @ecavlo68, destaca regularidades, patrones y pautas de comportamiento de todo lo que involucra a la participación política en las redes sociales.

Y #Nisman fue su motor.

Observamos y aprendimos. Replicamos y potenciamos. Un año después, el Observatorio de Redes volvió a su primer amor. Pero ya nada es lo que fue.

Durante la semana en la que se conmemoró el primer aniversario de la muerte del fiscal, descargamos un total de 123.587 tuits que mencionaron los hashtags #Nisman, #UnAnoSinNisman, #Amia, #YoSoyNisman, #DenunciaDeNisman, de los cuales (borrando los repetidos) quedaron limpios para analizar 70.917. Primer punto para destacar: pasa el tiempo y las campañas se agotan. “Tuiteando #Nisman” se concentró en analizar un total de 4,5 millones de tuits referenciados con el hashtag. Un año después, esa cantidad cayó en picada y de manera drástica. Al comparar ambos gráficos, pueden apreciarse las notables diferencias en densidad y concentración de la red.

Gráfico N° 1. Ubicación política de los usuarios de Twitter en la red del caso #Nisman. Enero y febrero, 2015.

Fuente: Calvo, Ernesto (2015) Anatomía política de Twitter en Argentina. “Tuiteando #Nisman”. Buenos Aires: Capital Intelectual.

Gráfico N° 2. Ubicación política de los usuarios de Twitter en la red del caso #Nisman. Semana del 17 al 24 de enero, 2016.

Fuente: elaboración propia a partir de datos relevados por el Observatorio de Redes. Incluye tuits con los hashtag #Nisman, #UnAnoSinNisman, #Amia, #YoSoyNisman y #DenunciaDeNisman.

Lo que nos abre un interrogante respecto de las campañas masivas digitales, especialmente en lo referido al atractivo que despierta en la ciudadanía. Cuando un suceso político ocurre, inmediatamente la indignación opositora o la defensa oficialista se lanzan a vociferar rechazos y apoyos. Pasan los días, pasan los meses y la sangre deja de hervir. Ya sea por decepción ante la falta de justicia o por simple estrategia política de supervivencia. El hervidero de Twitter se apaga más rápido de lo que pensábamos (amigo lector, recuerde: si bien Twitter no es un reflejo o predictor de la vida social, es un interesante indicador de por y para dónde va el debate público).

El reclamo por el esclarecimiento del hecho, que se intentó instalar desde los medios de comunicación, no tuvo un fuerte correlato en esta red social, otrora protagonista de la indignación frente a lo ocurrido (indignación oficialista y opositora por diferentes motivos). La aldea de alta intensidad se mantuvo ocupada en otras cosas, y cual clientela de carnicería de barrio, parece gustar de la indignación momentánea más que del sostenimiento de causas a lo largo del tiempo.

El segundo punto a resaltar se centra más bien sobre la estructura y la dinámica de la red construida. En comparación a los gráficos de “Tuiteando #Nisman”, la red actual es menos densa (consistente con lo dicho anteriormente) y con dos comunidades desbalanceadas. En el centro encontramos a dirigentes y funcionarios del actual oficialismo #Cambiemos. Otrora en la vereda de enfrente con el rol de opositor, ahora dominan el centro de la escena. Resaltan @marquitospena, @gabimichetti, @lauritalonso y @horaciorlarreta. Los aliados @UCRNacional y @CCARI_Nacionalno superaron el piso mínimo de retuits establecido para poder resaltar por encima del tuitero promedio. ¿Olvido, desinterés o estrategia?

Más pequeño y en el sector opositor, algunos militantes digitales (@ResistiendoARG y @TwGobierno), periodistas (@vh590, hoy en día con su renovada cuenta @vhmok) y medios afines (@mdzonline). El rechazo a la postura del asesinato de Alberto Nisman se achica, se concentra y se ausentan las principales figuras políticas del kirchnerismo. Hoy en día, la militancia digital se concentra en otras tareas de resistencia. Parafraseando a la abuela, un tema saca a otro tema.

Para ir cerrando, y para regocijo de los amantes de gobiernos de coalición (aunque no es la que se esperaba), @SergioMassa y el @frenterenovador tuitean muy cerca del oficialismo nacional. Ubicados en el extremo superior derecho del centro de la red, y cerca de los principales medios de comunicación masiva (@perfilcom, @telefenoticias y @LANACION). Una interesante simbiosis político-mediática.

Pero la estrategia le quedó trunca a la renovación tigrense. @UnidosPorMass, un medio afín y especializado en el municipio que lo vio nacer, quedó lejos en la nube. Al parecer, no siguieron las pautas del community manager.

La (nueva) frutilla del postre queda para el final. Siempre son interesantes de observar los outliers: aquellos que algo de información aportan sobre el comportamiento del conjunto pero a la distancia. @ElBarDeManoloOk se ubica arriba a la izquierda y con débiles conexiones con el centro de la red. Mezcla los deportes con la política y hace las veces de @elcosodelapizza y @malcomgomez en esta red, aunque con más gráficos y menos acidez. Y si nos guiamos por este caso, parece que en este mundo digital lo que paga es el instante, el efectismo y la lengua bífida. ¿Clave para convertir algo o alguien en tuitsar?