Reflexiones en torno a la Acordada Nro. 66

Nota: el siguiente artículo reúne una serie de reflexiones que realizamos como equipo de investigación con respecto a la Acordada Extraordinaria Nro. 66 de la Cámara Nacional Electoral sobre plataformas y entornos digitales (aquí para consultar). Pueden acceder al documento en formato .pdf haciendo click aquí. Esperamos sus comentarios para discusión y debate.

La Acordada Extraordinaria Nro. 66 de la Cámara Nacional Electoral es un paso más para dar cuenta desde el Estado de un fenómeno que está cada vez más presente en la vida política de las sociedades occidentales: la gran relevancia del territorio virtual como un territorio de disputa política que acompaña al tradicional. Aunque podría parecer insuficiente porque se limita a un registro de cuentas y perfiles, recolección de material audiovisual y sugerencia de formación cívica para que los ciudadanos se encuentren en condiciones de discernir respecto de la información que reciben por redes, es una herramienta importante para comenzar a resaltar la importancia de estas plataformas en el debate público cotidiano y, en especial, el debate electoral.

Tal como expresa en sus considerandos, atiende a un fenómeno sobre el cual desde el Observatorio de Redes venimos llamando la atención desde nuestro surgimiento en el año 2015: el creciente rol que en la comunicación política y, fundamentalmente, en las campañas electorales están adquiriendo las redes sociales. Hoy en día la militancia y las campañas políticas se dan en dos territorios: el tradicional de actos, unidades básicas, comités, y propagandas en televisión, diarios, radios etc., y el territorio virtual de las redes sociales, donde cada vez hay más presencia del debate político y de la difusión de información (real o ficticia) sobre la vida política de las sociedades.

Hechos como los de Cambridge Analytica o la supuesta intromisión rusa en las elecciones de los Estados Unidos llamaron la atención de la opinión publica global sobre un fenómeno que la academia venía observando hace tiempo. Como reacción, los Estados y las organizaciones internacionales han comenzado a discutir de qué manera el ideal democrático de difusión igualitaria de la información puede ser tergiversado por intromisiones de alto contenido tecnológico: fake news, trolls, bots o, menos controvertido pero con el posible mismo impacto, la segmentación de la información, pueden generar que la famosa “Cámara de Eco” se intensifique, y por tanto la información que la ciudadanía recibe para poder elegir en base a ella sea, por lo menos, parcial. Esta realidad es claramente destacada en el texto.

Si bien se podría pensar que la acordada es insuficiente para abarcar en su totalidad la problemática, lo cierto es que, en primer lugar y tal como se expresa, este nuevo territorio pone en jaque a todos los Estados: excede sus fronteras tradicionales. En segundo lugar, es una clara señal de que, aun con las dificultades propias del caso, la justicia electoral argentina está dando cuenta del problema.

Un problema sobre el cual desde la sociedad civil ya veníamos alertando. Organizaciones como IDEMOE, por ejemplo, han trabajado sobre el fenómeno confeccionando voluntariamente el registro que propone esta acordada. Asimismo, otras como CIPPEC o Poder Ciudadano han llamado la atención sobre la problemática que implica el monitorear quién y cómo se financian estas campañas en redes.

Entre las cosas que la acordada propone se encuentra por ejemplo que el material audiovisual difundido en redes e internet se sume a la documentación respaldatoria de los informes finales de campaña. Aquí el problema será el mismo que con el financiamiento: los controles posteriores no disuaden, por lo que deberían ser en tiempo real para tener un verdadero efecto disuasorio sobre la generación de fake news o perfiles falsos.

En conclusión, es un paso importante en una dirección deseada, pero aún quedarán aspectos a definir y profundizar, como por ejemplo las sanciones frente al mal uso, la difusión de información falsa o la generación de perfiles falsos, así como definir de una vez cual será el manejo que en redes se hará del tiempo de veda electoral.

Para esto será necesario que la justicia electoral, no sólo en la Argentina sino en todo el mundo, cuente con el conocimiento y las herramientas técnicas y el personal capacitado para manipularlas, de forma que puedan enfrentar los desafíos que plantea esta nueva era de la comunicación política en la que conviven estos dos territorios.

Observatorio de Redes

@O_de_R / https://medium.com/@O_de_R / observatorioderedes@gmail.com