Adios a Cuitzeo

Algo que siempre me ha apasionado en mi vida es el viajar, sin importar si es a un pueblo cercano o una gran urbe en otro país, aunque no lo he hecho como quisiera por n cantidad de factores.

Un estado que siempre me ha apasionado por su diversidad cultural, gastronomía, ecosistema y demás, es Michoacán, un lugar lleno de historia, tradiciones y lamentablemente, golpeado por la inseguridad en los últimos años.

Aún recuerdo uno de esos viajes que hice entre San Luis Potosí y Morelia, donde quedé maravillado al cruzar en una un poco angosta carretera por el lago de Cuitzeo, el segundo lago más grande de México con casi 3,500 metros cuadrados de extensión y por cuya superficie, corre una carretera con más de 5 kilómetros de extensión.

Ese viaje fue el 16 de marzo del 2005, y 12 años después, volví a recorrer esa carretera, ahora si equipado con una cámara para captar, lo que esperaba fuese un espectáculo de la naturaleza.

Grande fue mi sorpresa, decepción y coraje al ver que ese lago no existe más, en su lugar nos encontramos con algunas vacas pastando y enormes extensiones de arena, sin ningún rastro de ese magnífico lago que les dio vida a miles de pobladores de Cuitzeo y en el cual había especies milenarias.

¿La razón? Contaminación, abuso e indiferencia de todos (pobladores, turistas, gobierno y una larga lista de etcéteras) que llevo a la desaparición de este lago. En internet aún se encuentran tanto imágenes de lo que alguna vez fue Cuitzeo, así como notas advirtiendo de la posible desaparición del mismo. Hace menos de 2 años, Al Momento anticipaba que podría desaparecer en un lapso de 8 a 15 años. Hace un par de días comprobé que lo único que queda es el nombre del Lago de Cuitzeo y en la misma página se advierte que de seguir la tendencia, el siguiente será el lago de Pátzcuaro, con su bella isla de Janitzio incluida.

Aqui el recorrido por 5 kilometros del lago:

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Antonio’s story.