Hoy en dia es preocupante la manera como muchos chicos gays se estan tomando el tema del VIH con tanta libertad. Pareciera que ser portador se hubiese convertido en moda. No se detienen a pensar en todo lo que se pueden perder, y todas las trabas que ser portador del VIH les puede ocasionar. Y no hablo del plano sexual, porque sexo es lo que sobra, pero si es un obstáculo inmenso para muchas cosas que se quieran hacer en la vida.

Quizas contar un poco mi historia ayude en algo, sobre todo a crear conciencia en cuanto a que si se puede llevar una vida relativamente normal portando VIH, pero muchas veces vamos a sentir frustración cuando esta condición sea un obstáculo para nuestros sueños.

Situación por la que atravieso en estos momentos. Tengo todo a mi disposición para ser feliz, pero el VIH siempre esta como una nube negra que llega a nublar mis planes a futuro, cuando en mis pensamientos aparecen imagenes de muerte, de que se agrave mi condición, del daño que puedo causarle a mis seres queridos por una complicación y porque veo limitadas mis ganas de vivir.

Yo se que saldrán muchos a decir que con tratamiento se puede llevar una vida normal y es muy cierto. Pero que sucede cuando por situaciones de fuerza mayor, uno se ve obligado a salir de su zona de confort y enfrentarse a una nueva vida en otro país donde no se tiene acceso tan facilmente a las medicinas?.

Esa es mi situación en este momento, tuve que salir de mi país, comenzar desde cero y enfrentarme en otra nación, solo, indocumentado, y con el agregado de ser portador de VIH y no tener acceso a ningún sistema de salud, simplemente por no ser ciudadano del país a donde me vine huyendo de la terrible situación de la tierra en donde nací.

Pero no me voy a adelantar, quiero compartir mi historia, naci en un pueblo, en el que tuve la mas divina de las infancias, no fui un niño rico pero nunca pase por necesidades, siempre tuve acceso a todo lo necesario para desarrollarme y tener una infancia feliz, estudios, juegos, paseos y uno que otro capricho que me concedian de vez en cuando. Me crie con un hermano mayor por lo que debo reconocer que en cierta medida fui consentido sin caer en exageraciones.

Mi infancia se desarrollo de lo mas normal, hasta que cumpli 13 años, a esa edad experimente lo que cambio mi vida por completo. Desde muy chico tuve un mejor amigo contemporaneo en edad, con el que practicamente hacia todo tipos de planes, juegos, estudios, paseos, cumpleaños, etc. Alfredo y yo, pasabamos muchisimo tiempo juntos y éramos muy aficionados a los video juegos, sobre todo a los de la marca Nintendo y su principal protagonista Mario Bross. Todas las tardes después de hacer las tareas eel colegio el mejor plan era enfrentarnos a los mundos de Super Mario Bross.